Tag Archives: saneamiento

Back in April, residents fill their containers with water at outdoor taps in Sana’a.

Controles fronterizos, agua y los niños de Yemen

Un niño empuja un carro lleno de garrafas en Saná, la capital de Yemen.

Un niño empuja un carro lleno de garrafas en Saná, la capital de Yemen. © UNICEF/NYHQ2015-1291/Yasin

Mi trabajo consiste en garantizar que cada vez más gente consiga acceso a agua y saneamiento en Yemen, uno de los países con mayor escasez de agua del mundo. Después de llevar menos de un mes aquí, tuve que marcharme de Saná junto con otros colegas de las Naciones Unidas a causa del empeoramiento del conflicto.

Ahora se está celebrando el mes sagrado del Ramadán y he vuelto a Saná. Aunque me alegra estar de vuelta, tengo sentimientos encontrados. La ciudad agitada y llena de vida que dejé hace tan solo tres meses ahora está desierta, excepto por las colas kilométricas de coches que esperan para echar gasolina y la basura que hay amontonada en las calles. Llegamos a un control fronterizo en el que veo a un chico con un rifle que parece demasiado joven para llevar un arma. Un poco más adelante veo una fila de personas frente a una mezquita esperando para llenar sus garrafas de agua. En sus ojos se refleja la desesperación.

El conflicto de Yemen ha llevado al país al borde de una catástrofe humanitaria. Un colega lo describe como “la gota que colma el vaso”. Escuelas, hospitales, carreteras y puentes han sufrido daños, y los servicios públicos se han colapsado. Los suministros de comida, combustible y medicinas son muy escasos, y la falta de agua potable y saneamiento adecuado expone la salud de millones de personas a riesgos muy graves.

Es evidente que los yemeníes están sufriendo y que necesitan ayuda urgente, y ese es el motivo de mi regreso. Mi equipo y yo estamos trabajando a contrarreloj para proporcionar agua y kits básicos de higiene con jabón y bidones para los niños y las familias afectadas por el conflicto.

El pasado mes de abril, los ciudadanos llenaban sus bidones de agua en los grifos de la calle en Saná.

El pasado mes de abril, los ciudadanos llenaban sus bidones de agua en los grifos de la calle en Saná. © UNICEF/NYHQ2015-0870/Hamoud

Según estimaciones de las Naciones Unidas, un 80% de la población necesita asistencia humanitaria, una cifra que me pone la piel de gallina. Pero hay pequeños detalles que me alientan, como los camiones que están empezando a pasar por las calles de Saná para recoger la basura que estaba esparcida por todas partes. En cierta medida, esto ha sido posible gracias a UNICEF, que ha proporcionado combustible no solo a las autoridades locales, sino también a más de 10 ciudades de todo el país. Esto mantiene en funcionamiento las bombonas de los sistemas de agua urbanos y permite atender a millones de personas.

De vez en cuando me siento sobrepasado por las emociones. Es inevitable que mi corazón se acelere cada vez que mi cama se mueve por la noche a causa del estruendo de alguna bomba cercana. Sin embargo, lo que más me afecta es recibir noticias sobre la muerte de un miembro del equipo de nuestros aliados locales por el disparo de un francotirador mientras repartía agua en una comunidad, o del secuestro durante una semana de otra persona que construía letrinas para gente desplazada. Al mismo tiempo, se suceden historias heroicas de gente que transporta suministros y combustible para las bombas de agua por las zonas en las que se está desarrollando el conflicto más grave, unas zonas que nunca antes habían recibido ayuda.

Siento mucho respeto por todos mis colegas yemeníes que siguen poniendo sus vidas en peligro para salir a la calle a ayudar a los desplazados. Mi vuelta a Yemen me ha unido más a mi equipo. He comenzado a entender las dificultades que la gente de aquí afronta en su día a día, y eso no nos ha frenado a la hora de hacer planes dedicando todo nuestro esfuerzo. ¿Y si lográramos negociar el acceso a la recogida de los desechos sólidos en Adén, donde podría haber un brote inminente de una enfermedad? ¿Y si pudiéramos repartir kits de higiene a aquellos que se han quedado en Sadá porque no tenían medios para marcharse?

Es muy importante lograr atender a esas personas, ya que nuestro mayor temor no es que los niños de Yemen mueran por las balas o las bombas, sino por enfermedades prevenibles como la diarrea o la neumonía. Además de las vacunas y los servicios de atención médica, proporcionar agua limpia, un aseo y una pastilla de jabón puede salvar la vida de un niño. Aunque el conflicto empeore y se nos vuelva a prohibir el acceso, seguiremos intentando atender a los más necesitados. Y aún más importante: seguiremos esperando que un día termine el conflicto y la paz vuelva a los hogares de los yemeníes.

Marije Broekhuijsen trabaja en Yemen como especialista de UNICEF en Agua, Saneamiento e Higiene. Este post se escribió durante el mes de Ramadán.

School children in India wash their hands prior to the mid-day meals. © UNICEF/INDA2011-00484/Vishwanathan

5 cosas que necesitas saber sobre saneamiento y agua potable

Escolares en la India se lavan las manos antes de la comida a mediodía.  © UNICEF/INDA2011-00484/Vishwanathan

Escolares en la India se lavan las manos antes de la comida a mediodía. © UNICEF/INDA2011-00484/Vishwanathan

2015 es la fecha límite para la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). También es un momento para reflexionar sobre los avances logrados durante la era de los ODM. Los ODM desafiaron a la comunidad mundial para reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso sostenible a agua potable y servicios básicos de saneamiento entre 1990 y 2015.

El Programa Conjunto de Monitoreo para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento de la OMS y UNICEF (JMP, por sus siglas en inglés) se creó en 1990 y ha monitoreado los cambios en la cobertura nacional, regional y mundial desde entonces. El último informe del JMP Progresos en materia de saneamiento y agua: informe de actualización de 2015 y evaluación de los ODS, señala lo lejos que hemos llegado en los últimos 25 años, y lo que todavía queda por recorrer para lograr el acceso universal post-2015.

Esto es lo que necesitas saber:

Desde 1990…

  1. Se han conseguido enormes avances en el acceso a agua potable – 2,6 mil millones de personas han obtenido acceso a una fuente mejorada de agua potable desde 1990, y el 91 por ciento de la población mundial ahora utiliza una fuente mejorada de agua potable en comparación con el 76 por ciento en 1990. Una fuente mejorada de agua potable se define como una que está protegida de la contaminación exterior. Estos avances sucedieron a medida que la población mundial aumentó en 2 mil millones de personas de 5,3 mil millones en 1990 hasta 7.300 millones en 2015.
  2. El progreso ha sido mucho más lento cuando se trata de servicios de saneamiento – Un tercio de la población mundial -2,4 mil millones de personas- aún no tienen acceso a mejores instalaciones de saneamiento, que separen los desechos humanos del contacto humano. Casi mil millones de personas (946 millones) no utilizan ninguna instalación de saneamiento y defecan a la intemperie, en los campos, arbustos o cuerpos de agua. Esta práctica, conocida como la defecación al aire libre, contamina el medio ambiente, afectando a comunidades enteras, y está relacionada con el retraso del crecimiento infantil.
  3. El progreso ha sido desigual – Donde vives hace la diferencia. Nueve de cada diez personas que practican la defecación al aire libre y ocho de cada diez personas que no tienen una fuente mejorada de agua potable viven en zonas rurales. Las personas que viven en el África subsahariana y Asia meridional están particularmente desfavorecidas, más aún si son pobres. Mientras tanto, casi todos los países desarrollados tienen acceso universal al agua potable y el saneamiento.
  4. Los datos han sido cruciales para medir los avances y revelar conocimiento – El JMP ha monitoreado el progreso sobre acceso a agua y saneamiento desde 1990. También ha presentado datos que han traído a la luz las desigualdades entre los distintos grupos, incluyendo los residentes urbanos y rurales, la carga de género en la recolección de agua, y la exclusión persistente de los pobres de los servicios de agua y saneamiento. Será crucial contar con datos robustos y desglosados, un análisis profundo y una presentación convincente, durante la transición a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y trabajar hacia un futuro en el que nadie se quede atrás.
  5. Agua y saneamiento han sido fundamentales para el desarrollo sostenible – Sin agua, se ven afectados el saneamiento y la higiene, las personas, los países y las economías enteras. Las mujeres gastan grandes cantidades de tiempo recolectando agua, y a menudo se ponen en riesgo en el proceso, la gente está demasiado enferma para trabajar y ser productiva, y millones de niños mueren de neumonía y enfermedades diarreicas que se pueden prevenir. Agua y saneamiento también son fundamentales para la realización de otros objetivos de desarrollo humano.

Explora la visualización de datos interactiva por ti mismo.

This embed is invalid

Tom Slaymaker es especialista en Estadística y Monitoreo en la sección de Datos y Análisis de la División de Datos, Investigación y Políticas, en la sede central de UNICEF.

On 14 April, a girl washes her hands with water from a covered bucket with a tap before entering a classroom, at St. Joseph’s Secondary School in Freetown, the capital. Hand-washing is part of the strict safety protocols being implemented in all schools across the country, to minimize the risk of Ebola virus disease (EVD) transmission at school. The UNICEF logo is on the bucket.

In March/April 2015 in Sierra Leone, as schools across the country prepare to reopen after an eight month closure due to the Ebola virus disease (EVD) crisis, the Government, UNICEF and partners are working to ensure that children remain safe by reducing as much as possible the risk EVD transmission. Schools – which had remained closed across the country after the July-August break – are scheduled to reopen on 14 April, with some 1.8 million students expected to resume their studies. To support students’ return, UNICEF has facilitated the training of 9,000 teachers to implement safety protocols to minimize the risk of transmission at schools, including taking children’s temperatures when they arrive at school and making them wash their hands before entering the classroom. UNICEF is also supporting the distribution of hygiene materials and cleaning equipment to prepare school buildings and to reduce the chance of infections; and is providing 24,300 hand-washing stations (about three per school), as well as 1.8 million school kits and psychosocial support for students. UNICEF is also supporting social mobilization activities to raise awareness, and daily government emergency radio education programmes to allow children to continue learning at home during the Ebola crisis, and has distributed some 17,000 solar radios to children in rural communities.

5 formas en que UNICEF está ayudando a combatir el ébola – actualización

Hace unos meses compartimos un artículo de blog en el que explicábamos cómo UNICEF ayuda a combatir el ébola en los países afectados. Desde entonces se ha progresado mucho –en Liberia los casos se redujeron a cero recientemente– y, en consecuencia, queremos actualizarles sobre toda la labor realizada y la que se sigue llevando a cabo.

On 27 March, social mobilizers speak with residents, including children, of a slum in Freetown, the capital, during the three-day stay-at-home curfew. The T-shirts of the mobilizers, who are going door-to-door in the community, bear the UNICEF logo. From 27 to 29 March 2015 in Sierra Leone, a government-led stay-at-home curfew was held as part of the four-week Zero Ebola campaign to end infections in the country. The curfew was intended to re-energize Sierra Leoneans in the fight against Ebola virus disease (EVD). Health workers, surveillance officers and social mobilizers all played a role in the curfew, which provided an opportunity to teach communities about behaviours that contribute to the continued spread of EVD; to raise awareness of best practices that help prevent transmission of EVD (such as handwashing with water and soap); and to carry out door-to-door surveillance and contact tracing that allowed cases of EVD to be found, isolated and treated. UNICEF helped develop and supervise training for the social mobilizers and coordinate the mobilization efforts; procured soap distributed by the mobilizers during door-to-door outreach; and delivered water to some communities during the curfew.

El 27 de marzo, movilizadores sociales hablan con residentes, incluso niños, en Freetown, Sierra Leona © UNICEF/NYHQ2015-0540/Bindra

1. Trabajar con comunidades

Puesto que las comunidades forman parte esencial de la respuesta, hemos estado trabajando estrechamente con ellas para promover conductas que ayuden a frenar la transmisión, tales como entierros con las debidas precauciones y el hábito de lavarse las manos. Participamos en un diálogo con importantes miembros de las comunidades y llevamos a cabo campañas de divulgación masivas y hemos ido de puerta en puerta visitando a más de 2 millones de familias.

Apoyamos los centros de atención comunitarios, hemos ayudado a instalar equipos de intervención rápida y hemos adiestrado a trabajadores sanitarios en los protocolos específicos del ébola. También proporcionamos agua y saneamiento a unidades de tratamiento del ébola.

On 26 April in Sierra Leone, a young girl receives a measles vaccination from a health worker (partially visible), in Helemorie Village in Tonkolili District. The worker, who is wearing personal protective equipment (PPE), is from a mobile health team administering vitamin A, deworming tablets, routine vaccinations and nutrition screenings to young children in the village, as part of a nationwide campaign under way to reach up to 1.5 million children under age 5 with vital health interventions. Sierra Leone is among countries in West Africa affected by the worst outbreak of Ebola virus disease (EVD) in history, and the still-ongoing crisis has disrupted critical health care and other essential services. The campaign, which began on 24 April, is supported by the European Union, the Government of Canada, the Office of US Foreign Disaster Assistance (OFDA), and UNICEF.

El 26 de abril, en Sierra Leona, un trabajador sanitario le administra a una niña la vacuna del sarampión © UNICEF/NYHQ2015-1149/Bindra

2. Revitalización de los servicios de salud no relacionados con el ébola

Si bien la prioridad sigue siendo reducir a cero los casos de ébola, también ayudamos a revitalizar los servicios de salud no relacionados con el ébola. Hemos brindado tratamiento masivo para el paludismo y estamos participando en importantes campañas de inmunización contra el sarampión.

On 11 March 2015 in Guinea, a teacher uses a UNICEF-provided infrared thermometer to take the temperature of a girl as she enters her classroom, at the Mangalla school, in the town of Guéckédou, Guéckédou Prefecture. Because of the Ebola virus disease (EVD) outbreak, schools across the country remained closed after the conclusion of the July-August 2014 holidays and finally reopened on 19 January 2015.  UNICEF and partners have worked to help reduce, as much as possible, the risk of EVD transmission. Efforts have included training teachers to implement safety measures, such as daily temperature screenings, and supplying thermometers and handwashing kits for schools.

En Guinea, un maestro usa un termómetro infrarrojo proporcionado por UNICEF para tomarle la temperatura a una niña en el momento en que entra al aula. © UNICEF/NYHQ2015-0568/de Mun

3. Proteger las escuelas

Hemos ayudado a algunos gobiernos a poner en vigor medidas que reduzcan al mínimo el riesgo de transmisión en escuelas, entre ellas las mediciones de temperatura corporal y el lavarse las manos, y hemos ayudado a capacitar a los maestros en la aplicación de estos protocolos. Hemos suministrado jabón y cubos para la vasta mayoría de las escuelas en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

On 14 April, a girl washes her hands with water from a covered bucket with a tap before entering a classroom, at St. Joseph’s Secondary School in Freetown, the capital. Hand-washing is part of the strict safety protocols being implemented in all schools across the country, to minimize the risk of Ebola virus disease (EVD) transmission at school. The UNICEF logo is on the bucket. In March/April 2015 in Sierra Leone, as schools across the country prepare to reopen after an eight month closure due to the Ebola virus disease (EVD) crisis, the Government, UNICEF and partners are working to ensure that children remain safe by reducing as much as possible the risk EVD transmission. Schools – which had remained closed across the country after the July-August break – are scheduled to reopen on 14 April, with some 1.8 million students expected to resume their studies. To support students’ return, UNICEF has facilitated the training of 9,000 teachers to implement safety protocols to minimize the risk of transmission at schools, including taking children’s temperatures when they arrive at school and making them wash their hands before entering the classroom. UNICEF is also supporting the distribution of hygiene materials and cleaning equipment to prepare school buildings and to reduce the chance of infections; and is providing 24,300 hand-washing stations (about three per school), as well as 1.8 million school kits and psychosocial support for students. UNICEF is also supporting social mobilization activities to raise awareness, and daily government emergency radio education programmes to allow children to continue learning at home during the Ebola crisis, and has distributed some 17,000 solar radios to children in rural communities.

Una niña se lava las manos antes de entrar a un aula, en la escuela secundaria de St. Joseph’s en Freetown. © UNICEF/NYHQ2015-0820/Irwin

 4. Mejora de las condiciones de higiene y saneamiento

Hemos trabajado por mejorar las condiciones de higiene y saneamiento, promoviendo el hábito de lavarse las manos y distribuyendo cientos de miles de barras de jabón así como cubos con llaves. La higiene adecuada es fundamental para detener la transmisión del virus del ébola.

On 28 January, workers carry large buckets and other items that are part of school infection prevention and control (IPC) kits, in a warehouse in Monrovia, the capital. The logos of UNICEF and USAID (the United States Agency for International Development) – which helped fund the kits – are visible on some of the buckets and other items. The kits also contain buckets with faucets, rubber gloves and rubber boots, thermal guns, chlorine and chlorine sprayers, soap, brooms and other items for schools to implement the strict safety protocols that have been developed for the resumption of classes in the context of the Ebola outbreak. UNICEF has procured and is packaging and dispatching more than 7,000 IPC kits to over 4,000 schools in the country. Liberia, with Guinea and Sierra Leone, continues to experience widespread and intense EVD transmission. In late January/early February 2015 in Liberia, as schools prepare to reopen, UNICEF and partners are helping reduce as much as possible the risk of Ebola virus disease (EVD) transmission. Support includes training teachers to implement safety measures, such as daily temperature screenings, and supplying thermometers and hand-washing kits for schools. Because of EVD, public schools in Guinea, Liberia and Sierra Leone remained closed after the July–August break, depriving 5 million children of months of education. Amid continued school closures in Liberia and Sierra Leone, UNICEF is working with governments and communities to prepare for their eventual reopening. Schools are scheduled to reopen in Liberia on 16 February.

En enero, en un almacén en Monrovia, unos trabajadores cargan grandes cubos y otros artículos que forman parte de los equipos de prevención y control de infecciones en las escuelas (IPC). © UNICEF/NYHQ2015-0193/Ratnam

5. Entrega de suministros

Hemos estado haciendo entrega de suministros que son importantes para el tratamiento y cuidado de personas enfermas de ébola, para la protección de los trabajadores sanitarios y para el continuo suministro de servicios básicos. A mediados de abril, habíamos hecho entrega de unas 8.000 toneladas métricas por aire y mar en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

FZ2A1739

Cómo logró Etiopía abastecer de agua a 48 millones de personas

El proyecto Ebo sobre agua limpia beneficia a 27.000 personas en siete aldeas, incluyendo a 15.000 escolares, que disponen de agua no contaminada en sus escuelas y hogares. Las niñas ya pueden asistir a la escuela con regularidad, pues no tienen que dedicar tiempo a recoger agua.

El proyecto Ebo sobre agua limpia beneficia a 27.000 personas en siete aldeas, incluyendo a 15.000 escolares, que disponen de agua no contaminada en sus escuelas y hogares. Las niñas ya pueden asistir a la escuela con regularidad, pues no tienen que dedicar tiempo a recoger agua. ©UNICEF Ethiopia/2015/Bizuwerk

Hoy estamos celebrando algo especial en Etiopía: haber alcanzado la meta 7c de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en materia de agua. ¿Qué significa esto? Sencillamente, que el 57% de la población del país ya no consume agua de riachuelos, sino de mejores fuentes de abastecimiento, como grifos o bombas manuales. Gracias al acceso a agua de mejores fuentes, la salud de muchos niños y mujeres de Etiopía ha mejorado notablemente. Así mismo, ha disminuido en dos tercios la mortalidad de niños menores de 5 años y se ha reducido de manera significativa el retraso en el crecimiento.

¿Y por qué se considera tan importante este logro? Porque en 1990, el año de base de los ODM, solamente 6,9 millones de etíopes utilizaban mejores fuentes de abastecimiento de agua. Sin embargo, en los últimos 25 años, Etiopía abasteció de este elemento esencial a 55 millones de personas, es decir, el doble, o incluso el triple, de la población de la mayoría de los demás países de África.

La clave del éxito que Etiopía obtuvo en estos años ha sido la combinación de un firme liderazgo gubernamental, inversiones ininterrumpidas de los donantes y el desarrollo periódico de sólidos instrumentos normativos. En el año 2000, el país elaboró una estrategia y un programa de desarrollo para el sector hídrico que sentaron las bases de estos progresos. El Gobierno destinó recursos al sector del abastecimiento de agua e instó a los donantes a invertir en tecnologías de bajo costo para ampliar la cobertura. Entre el Gobierno, asociados para el desarrollo, ONG y el sector privado se ha invertido un total de 2.000 millones de dólares en el sector del abastecimiento de agua desde 1990.

Varias personas del lugar recogen agua en una fuente de abastecimiento en Amari Yewebesh Kebele, región de Amhara, Etiopía.

Varias personas del lugar recogen agua en una fuente de abastecimiento en Amari Yewebesh Kebele, región de Amhara, Etiopía. ©UNICEF/ETHA20130098/Ose

En el transcurso de los últimos 25 años, UNICEF demostró la eficacia de diversas innovaciones cruciales que ayudaron al Gobierno de Etiopía y a sus asociados para el desarrollo a conquistar la meta 7c de los ODM. Entre esas innovaciones se cuentan la introducción de bombas manuales fabricadas en la India; la importación de taladradoras del Reino Unido para la perforación de pozos profundos; y más recientemente, la exploración de tecnologías científicas de vanguardia para la teledetección de agua a grandes profundidades en distritos que adolecen de inseguridad hídrica, seguida de la construcción de redes de agua corriente para la interconexión de pueblos y aldeas, en beneficio de las mujeres, los niños, los hogares, las instituciones y las pequeñas explotaciones agrícolas y ganaderas.

Estas innovaciones contribuyen a mitigar el posible impacto de la inseguridad hídrica y alimentaria, y reducen los factores que inciden en la desnutrición y el retraso en el crecimiento. Un buen ejemplo es el proyecto Ebo sobre múltiples aldeas, encargado y construido con apoyo de UNICEF en la región de Tigray, entre 2013 y 2015. Este proyecto constituye una solución a largo plazo para las zonas del país que tienen problemas por falta de agua, y por cuya propensión a las sequías han dependido del transporte de agua en camiones cisterna para situaciones de emergencia, como único medio para abastecerse del vital líquido.

El programa de UNICEF sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) en Etiopía es el programa de UNICEF de esta naturaleza de mayor alcance en el mundo. Este organismo ha proporcionado liderazgo técnico para la construcción de redes de abastecimiento de agua destinadas a 10 millones de etíopes en aldeas, pueblos y ciudades, y ha asesorado al Gobierno en torno a decisiones fundamentales sobre políticas en materia de agua, saneamiento e higiene a lo largo de los últimos 25 años. Desde 1990, el año de base de los ODM, UNICEF ha aportado más de 300 millones de dólares de sus recursos ordinarios, y junto con otros donantes importantes se ha esforzado para que las mujeres y los niños de Etiopía no sufran por falta de agua y saneamiento en situaciones de emergencia ni en situaciones que no revisten este carácter.

Pensando en el futuro, Etiopía ha elaborado un programa para que el resto de la población del país cuente con acceso al suministro de agua en 2020. El plan cuenta con un presupuesto de 2.400 millones de dólares y comprende inversiones públicas, privadas, de ONG y donantes. Implicará la ampliación de la escala de intervenciones innovadoras como el proyecto Ebo, para asegurar el suministro en zonas remotas del país donde escasea el agua. UNICEF velará por que la inversión otorgue prioridad a las poblaciones de más difícil acceso y menores recursos hídricos, así como también a los asentamientos urbanos emergentes y no planificados, a fin de que ningún niño pierda la oportunidad de acceder a agua salubre.

Samuel Godfrey es Jefe del programa sobre agua, saneamiento e higiene (WASH) de UNICEF en Etiopía

NYHQ2014-0954

Los frentes humanitarios de la República Centroafricana

Ha transcurrido un año desde que la violencia en la República Centroafricana alcanzara su peor momento, obligando a casi un millón de personas a abandonar sus hogares. Este año ha estado marcado por la violencia continua, por los desplazamientos masivos y por una grave carencia de financiación para las intervenciones humanitarias. Pero pese a los enormes desafíos, el personal emplazado en la República Centroafricana prosigue su misión de prestar asistencia para salvar vidas humanas.

NYHQ2014-0954

© UNICEF/2014/Bindra

Un año después de que la violencia en la República Centroafricana obligara a un millón de personas a abandonar sus hogares, aún hay 410.000 personas desplazadas por todo el país. Madeleine Namsona vive, junto con otras 22.000 personas, en el centro de refugiados situado en el recinto del aeropuerto de Bangui. “Quiero que la gente vea cómo vivo”, dijo.

UNI176480

© UNICEF/2014/Logan

Entre enero y abril de 2014, cerca de 1.500 musulmanes e integrantes de la minoría Peuhl quedaron atrapados en un enclave del barrio de PK12, en Bangui. Con ayuda de las Naciones Unidas se evacuó a la mayoría de las familias al norte de la República Centroafricana en abril, pero aún hay miles de personas que continúan sitiadas en enclaves de Bangui, Boda, Carnot, Yaloke y otras ciudades.

UNI176479

© UNICEF/2014/Bindra

Una joven sentada entre las ruinas de una mezquita, en el barrio de Miskine, en Bangui. Esta mezquita, situada en un barrio en el que antaño convivían cristianos y musulmanes, es una de las muchas que se han destruido.

UNI176478

© UNICEF/2014/LeMoyne

En la República Centroafricana no hay más que un hospital pediátrico, en el que se atiende a los niños y niñas que resultan heridos en los enfrentamientos. A Alexis, de tres años, le hirió el rostro la misma bala que mató a su padre. Después de ser intervenido por médicos de la ONG italiana Emergency, Alexis ha comenzado a comer de nuevo. “Quiero que vaya a la escuela y que crezca y se convierta en alguien importante”, afirmó su madre.

UNI176477

© UNICEF/2014/Grarup

En los 12 meses transcurridos desde que los intensos combates se extendieran a la ciudad de Bangui han perdido la vida una gran cantidad de niños y niñas, cientos de ellos han resultado heridos y miles han quedado desplazados. Más de 5.000 personas han muerto a resultas de los combates en la República Centroafricana, según cálculos de Associated Press.

NYHQ2014-0882

© UNICEF/2014/Bindra

Hay en torno a 30.000 niños y niñas en la República Centroafricana que padecen desnutrición grave. Florence Adeline tuvo que caminar durante días a través de la espesura para que su pequeña Tantine, de dos años, recibiera tratamiento nutricional en la ciudad sureña de Boda. Su familia huyó a la espesura después de que un grupo de hombres armados destruyera su hogar. Allí permanecieron durante meses, bebiendo agua estancada y alimentándose de plantas salvajes.

UNI176476

© UNICEF/2014/Grarup

A mediados de septiembre dio comienzo una misión de las Naciones Unidas para el mantenimiento de en la República Centroafricana. Las fuerzas francesas y europeas de mantenimiento de la paz también actúan en el país.

UNI163839

© UNICEF/2014/Pirozzi

Según estimaciones de UNICEF, en la República Centroafricana existen en la actualidad hasta 10.000 menores de edad que participan en grupos armados. A día de hoy, UNICEF ha logrado desvincular a más de 2.100 de ellos, encargándose de brindarles apoyo psicosocial, de rastrear a sus familias y de proporcionarles formación profesional.

UNI176475

© UNICEF/2014/Bindra

El conflicto que afecta a la República Centroafricana se ha caracterizado por el saqueo y el pillaje de los servicios sociales básicos, en especial las instalaciones gubernamentales, las escuelas, los centros de salud y las plantas de tratamiento de agua.

UNI176482

© UNICEF/2014/Bindra

Se calcula, de promedio, que la mitad de las escuelas de la República Centroafricana han cerrado sus puertas este año. El mes pasado fue necesario aplazar una importante campaña de regreso a la escuela por causa de la violencia en Bangui y de la reavivación de los enfrentamientos en el norte y el oeste del país.

NYHQ2014-0328

© UNICEF/2014/Grarup

En las zonas en las que aún no es seguro reabrir las escuelas, UNICEF gestiona espacios provisionales de aprendizaje donde los niños y niñas estudian francés y matemáticas y reciben apoyo psicosocial. “Quiero asegurarme de que los estudiantes no se vuelvan violentos y vengativos, sino que aprendan a ser amables y honestos”, explicaba Antoinette, una profesora voluntaria.

UNI176481

© UNICEF/2014/LeMoyne

El agua es uno de los pocos servicios básicos que la violencia recurrente en la capital de la República Centroafricana no ha destrozado. Gracias a una alianza con EU-ECHO, UNICEF pudo proveer suministros fundamentales para la depuración del agua y realizar importantes reparaciones que permitieron preservar la red de abastecimiento de agua de Bangui e hicieron posible transportar agua mediante camiones a los centros de desplazados.

Este ensayo fotográfico se publicó por primera vez en el Daily Maverick.