Tag Archives: MÓVIL

UNI128320

¿Qué pueden hacer las empresas de telefonía móvil para proteger a la infancia de la violencia?

Girls look at a mobile phone at All Children Education (ACE), a private school for immigrant children, in Philipsburg, the capital. Most of the students lack legal documentation of their immigration status. Open since 2001, ACE had been one of the few schools for undocumented child immigrants prior to the 2010 education reform that permitted their attendance at public schools. In September 2011, Sint Maarten, a year after gaining its autonomy from the Netherlands, continues working to advance the welfare of its children. Nevertheless, like its sister islands in the Caribbean – Aruba and Curaçao – Sint Maarten remains part of the Kingdom of the Netherlands and bound by its international treaties, including the Convention on the Rights of the Child (CRC). To assess the status of Sint Maarten’s children, UNICEF was invited to undertake a ‘situation analysis’ – UNICEF’s core methodology to define child welfare in the context of an array of social, economic, political, institutional and historic factors. The aim was to evaluate progress and challenges in realizing the rights of children and women in the country and to make recommendations for policies and social actions to improve these conditions. The analysis noted Sint Maarten’s generally favourable economic status but also its high dependency on tourism, which provides limited employment options for islanders and makes them highly vulnerable to global economic downturns; by 2010, unemployment rates had surpassed 12 per cent. Child health indicators have improved in key areas – under-five child mortality rates were reduced from 12.7 per 1,000 live births in 2005 to 7.6 per 1,000 live births in 2008. However, unlike Curaçao and Aruba, Sint Maarten has limited healthcare insurance, available only to those who hold a legal job, leaving the families of the unemployed and undocumented immigrants to pay out of pocket. Additionally, although the country’s vaccination programme for children aged 0¬

© UNICEF/NYHQ2011-2000/LeMoyne

Pese al continuo desarrollo que experimenta América Latina y el Caribe, la violencia contra la niñez -especialmente contra niñas y adolescentes- sigue pasando a menudo inadvertida, sin ser escuchada o ni siquiera reportada. Como consecuencia de estos episodios, efectos duraderos impactan y marcan de por vida a muchos niños y niñas. ¿Cuál es el rol de la industria de la tecnología, y particularmente de los operadores móviles, en esta agenda?

Afortunadamente, cada vez existen más líneas de ayuda para niños, niñas y jóvenes o ‘child helplines’ que, mediante un mensaje de whatsapp o de texto, una aplicación o una llamada gratuita, conectan a los jóvenes con centros de atención donde pueden recibir ayuda en situaciones de riesgo tales como abuso físico, negligencia, intimidación, acoso cibernético, entre otras situaciones.

Según la organización que engloba estas líneas de ayuda, Child Helpline International, más de 200,000 niños y jóvenes contactaron con este tipo de líneas durante 2012 y 2013 en nuestra región. En la mayoría de casos (19%) fue para solicitar asistencia e intervención en casos de presuntos abusos o violencia.

Las empresas de telefonía, lideradas por la GSMA -asociación que representa a la industria móvil a nivel global- facilitan que sus jóvenes usuarios puedan contactar con estas líneas, permitiendo llamar de manera gratuita y ayudando con su difusión y promoción. Pero estas compañías todavía pueden hacer mucho más para ayudar a prevenir situaciones de violencia y acoso infantil que podrían impactarlos de por vida si no son resueltos a tiempo.

Otra contribución necesaria del sector privado debería ser ayudar a impedir que se haga un uso indebido de sus redes y servicios para difundir material de explotación sexual infantil. Es necesario sumar a más empresas a formar y mantener líneas de ayuda junto a los Ejecutivos,  que permitan bloquear y dar de baja reconocidos sitios que albergan este tipo de contenidos en línea. Afortunadamente, países de la región como Perú y Colombia ya están avanzados en los sistemas de bloqueo, y otros -gracias al liderazgo de Millicom/Tigo, Telefónica y los gobiernos- están mostrando importantes progresos.

Inhope, la red que aglutina a más de 50 de estas ‘hotlines’, procesó el año pasado 89.758 denuncias de sitios con materiales de abuso sexual infantil en la Red en todo el mundo, es decir, un 63% más que en 2013. De estas páginas, casi la mitad (el 48%) tenían su ‘hosting’ en las Américas. La gran mayoría de las víctimas (72%) tenían entre 9 y 12 años. Pese a los avances, resulta difícil digerir que en nuestra región se sigan utilizando las redes de las empresas para acceder a sitios que han sido bloqueados hace años en otros países.

Finalmente, toca a las empresas de tecnología seguir trabajando con padres, madres y educadores para lograr un uso de las TIC lo más responsable y seguro posible para los niños. Los adultos deben involucrarse en esta experiencia, si bien no siempre es fácil ya que muchos de ellos entienden bastante menos de tecnología que sus hijos, quienes en ocasiones navegan por la Red sin supervisión ni conocimiento de sus padres. Otra oportunidad de colaboración con empresas podría ser la de generar mecanismos que permitan identificar a los usuarios de sus servicios pre-pago para que los menores de 18 años de edad reciban un servicio diferenciado.

Somos conscientes de que todos podemos y debemos hacer más por promover un entorno digital seguro para la infancia. También las empresas de telefonía móvil. Por ello, en UNICEF, como parte del trabajo de promoción de los derechos de infancia en el sector de tecnología, lanzamos la campaña ‘Stand Up Mobile’ para, en clave de humor y a través de monólogos de comedia en vivo, reflejar el uso que los más jóvenes le dan a los celulares y concienciar al sector privado de todo lo que pueden hacer para proteger a la infancia ‘online’.

Entre estas acciones, les sugerimos colaborar con organizaciones sociales a través de campañas de recaudación, promover líneas de ayuda para niños y adolescentes, realizar campañas de concientización contra el ‘cyberbullying’, facilitar sistemas para bloquear y denunciar contenidos en línea de abuso infantil, o fomentar la innovación y el uso positivo de la tecnología móvil para una participación activa de niños y adolescentes.

Además de (¡por supuesto!) en Internet, los monólogos se están viendo en la región a través de Comedy Central y Paramount Channel gracias al apoyo de Viacom. La reacción por parte de los operadores de telefonía está siendo positiva, y estamos logrando hacerles llegar nuestro mensaje a través de un enfoque diferente.

Y a ustedes, ¿qué les parecen? Aquí pueden ver los spots protagonizados por los comediantes Ricardo Quevedo, Juan Barraza y Fabrizio Copano.

Marcelo Ber es Especialista de Responsabilidad Social Empresarial en la Oficina Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe