Tag Archives: México

Fotografía. UNICEF México/ Rosendo Quintos

Digamos #SíaLaLactancia

La leche materna es, por sí sola, el mejor alimento para un bebé, en sus primeros seis meses de vida.Cuando las madres dan pecho, se genera un vínculo inigualable de cariño y protección entre ellas y sus bebés; además, la lactancia les genera grandes beneficios de salud a ambos.

Para los bebés, ayuda a prevenir la muerte prematura, las enfermedades gastrointestinales y respiratorias, obesidad, diabetes, cáncer infantil, entre otras.

Fotografía. UNICEF México/ Rosendo Quintos

Fotografía. UNICEF México/ Rosendo Quintos

Para las mamás, ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, el cáncer ovárico y de mama; además disminuye los riesgos de hipertensión, ataques cardiacos, depresión postparto y osteoporosis, entre otros. Sin embargo, no deja de angustiarme ver los bajos índices de lactancia materna en México, donde el promedio de lactancia exclusiva, es de 14,4%.

Cada año, nacen en México al rededor de 2 millones, 400 mil niños y niñas, pero sólo uno de cada 7, goza de los beneficios de la leche materna exclusiva, durante sus primeros seis meses de vida.

Me cuesta mucho trabajo pensar que una madre, no quiere que sus hijos tengan acceso a la leche materna, que además de ser gratis, ayuda a prevenir enfermedades, malnutrición y obesidad.

Por otra parte, la sociedad y las instituciones, en la mayoría de los casos, no son muy amigables para las madres lactantes, y realmente se requieren políticas públicas y leyes que las apoyen. Todo esto influye en que sólo una de cada diez mujeres que trabajan, amamanten a sus bebés.

Por lo anterior, en UNICEF México, hemos empezado este mes del niño, una campaña encaminada a crear conciencia, para ayudar a cambiar urgentemente esta realidad.

Invito a todo México a que nos unamos, especialmente a los papás, para que apoyen a sus hogares, porque si todos impulsamos la lactancia materna, podemos prevenir enfermedades y hasta la muerte de miles de niños en el país.

Di #SíalaLactancia materna y únete, para que nuestros niños y niñas se desarrollen a su pleno potencial, sean felices y puedan contribuir al desarrollo de México.

 

Para apoyar #SíaLaLactancia, dona en www.donaunicef.org.mx

Isabel Crowley es la Representante de UNICEF México

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Youtube

 

Thalia canta para UNICEF2

Thalía, Cyberembajadora de UNICEF México canta #IMAGINE

La cantante y actriz mexicana, Thalía, reconocida en todo el mundo por su trayectoria artística, se une a la iniciativa ‘Imagine’, puesta en marcha por UNICEF junto a celebridades de todo el mundo a favor de los derechos de la niñez.

Thalía se une así a la lista de celebridades que se han sumado a la campaña como Katy Perry; Angelique Kidjo; Pau Gasol; Neymar; Daniela Mercury; Thalía; Priyanka Chopra; Yuna Kim; Adam Lambert; will.i.am; Nicole Scherzinger; el Secretario General de la ONU Ban Ki-moon; Director Ejecutivo de UNICEF Anthony Lake y la astronauta Samantha Cristoforetti, que canta desde la Estación Espacial Internacional; junto a las voces de los miembros del público que han cargado sus propias versiones a través de la aplicación Touchcast.

“Estoy feliz de poder unirme a esta iniciativa de UNICEF con una canción legendaria que ha inspirado a muchas generaciones de personas a través del lenguaje universal de la música. Ojalá mi participación sirva para llevar a mi país y a todo el mundo la necesidad de buscar la paz y el bienestar para todos, especialmente para los niños, que son siempre los más vulnerables” dijo hoy Thalía.

¿Qué es la iniciativa #IMAGINE?

La iniciativa #IMAGINE organizada por UNICEF está uniendo sus fuerzas con acción/2015, una coalición de casi 1.000 organizaciones de todo el mundo que se han unido para influir sobre los dirigentes mundiales e inspirar medidas colectivas antes de las reuniones que se celebrarán próximamente para establecer la agenda mundial en 2015. Éstas incluyen la Conferencia sobre la Financiación para el Desarrollo de Addis Ababa, en julio, donde los gobiernos y sus aliados prepararán una estrategia mundial para la financiación del desarrollo en el mundo; la Asamblea General de la ONU en septiembre, cuando los líderes mundiales establecerán nuevas metas de desarrollo para los próximos 15 años.

Para participar en #IMAGINE:

Descargue la aplicación #IMAGINE de TouchCast para iOS a través de Apple’s App Store, para Android, en el Google Store o en http://imagine.unicef.org. Grabe su versión de Imagine; agregue mensajes describiendo el mundo que usted se imagina para los niños; descargue el vídeo. Por cada carga, los aliados de UNICEF donan $1 en su nombre para apoyar el trabajo de UNICEF en favor de los niños de todo el mundo. Comparta sus grabaciones con sus amigos mediante los hashtags #EVERYVOICECOUNTS y #IMAGINE.

El video mundial de Imagine de UNICEF, que incluye a personalidades célebres de todo el mundo cantando Imagine junto a John Lennon, se puede ver aquí: http://imagine.unicef.org

Dailo Alli es Jefe de Comunicación en UNICEF México

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Youtube

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

Colorea tus derechos

“Tengo una gemela con discapacidad y me gustaría que los niños de mi escuela la respetaran y jugaran con ella”, ésta es la reflexión de Michelle, quien tenía 6 años cuando fue la ganadora del primer lugar, categoría infantil del Concurso Colorea tus Derechos del 2014, para su dibujo, seleccionó el derecho que tienen todos los niños y niñas a no ser discriminados por tener capacidades diferentes.

Dibujo de Michelle Terrazas

Dibujo de Michelle Terrazas

Como ella, más de 1300 niños, niñas y jóvenes de entre 6 y 18 años, enviaron sus dibujos y cómics y compartieron reflexiones sobre sus derechos.

Este año UNICEF México, en colaboración con ISA Corporativo, lanzamos el segundo concurso Colorea tus Derechos, en esta ocasión con una invitación a niños, niñas y jóvenes de 6 a 18 años, de todo el país, a participar enviando un dibujo o un cómic, expresando uno de los siguientes diez derechos: derecho a no ser discriminado, por ninguna razón; derecho a vivir sin violencia y a no ser maltratado física o verbalmente; derecho a ir a la escuela y aprender; derecho a opinar sobre los asuntos que te afecten y a que tu opinión sea tomada en cuenta; derecho a tener un nombre y apellido y contar con un acta de nacimiento; derecho a descansar, jugar y a participar en actividades deportivas, artísticas y culturales; derecho a vivir en familia y a ser cuidado por un adulto responsable y no ser abandonado; derecho a vivir en una casa; derecho ser protegido contra el trabajo infantil; y derecho a tener una buena salud y recibir una buena alimentación.

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

Todos los ganadores recibirán una bicicleta y muchos otros premios, como playeras de la selección nacional firmadas por Javier “Chicharito” Hernández, cámaras de video y fotográficas.

Bases de participación aquí

 

María Teresa Chávez trabaja en el área de comunicación de UNICEF México

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Youtube

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

México: Una oportunidad histórica para los derechos de la infancia

Ver a una niña en la calle vendiendo dulces mientras carga a su hermanito pequeño en brazos, parece ser parte del paisaje urbano de las grandes ciudades en muchos países, incluyendo a México. Pocos reparamos en que esa niña debería estar en la escuela y el bebé, en un sitio seguro siendo alimentado y cuidado como corresponde a su edad.

Los tratados internacionales como la Convención sobre los Derechos del Niño, que México ratificó hace 25 años, y las propias leyes de cada país establecen la protección de los derechos de la infancia como una prioridad, pero existe una brecha entre los decretos de ley y la realidad.

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

Ahora que México cuenta con una nueva Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes se abre una oportunidad para avanzar hacia el pleno cumplimiento de todos los derechos de la infancia y la adolescencia, y de esa manera se pueda potenciar el bono demográfico con que cuenta el país.

Sin embargo, tener un decreto de ley no es suficiente para transformar la realidad en beneficios inmediatos para los niños y niñas. Por ejemplo, no será posible que de un día para otro 21 millones de niños y niñas que padecen pobreza en México vaya a ver modificada su situación. Y tampoco es probable que 5 millones de niños y niñas escapen de la pobreza extrema que compromete su futuro y el de sus comunidades. Del papel es necesario pasar a la acción real.

Estos niños y niñas que viven en pobreza y todos los que ven vulnerados sus derechos, ya sea por violencia, discriminación, carencia de un acta de nacimiento y falta de condiciones para desarrollar su pleno potencial, requieren del esfuerzo conjunto de los diferentes actores políticos y sociales para cambiar su realidad.

Si la aplicación de esta Ley, no se asume con prontitud por todos los obligados (autoridades de los tres órdenes de gobierno, padres, madres, sectores social, privado y comunidad en general), el país corre el riesgo de perder una oportunidad histórica.

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

Esta Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes contempla la necesidad de articular esfuerzos mediante un Sistema Nacional de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que presidirá el presidente de la República.

Este Sistema Nacional facilitará la comunicación, coordinación y toma de decisiones entre las principales autoridades federales, estatales y municipales, con participación de la sociedad civil y de los propios niños, niñas y adolescentes.

Los tiempos para la aplicación de esta Ley ya están corriendo, por lo tanto es necesario que autoridades federales y estatales –especialmente de los congresos de los estados- redoblen  esfuerzos para hacer las modificaciones legislativas necesarias y creen las nuevas estructuras institucionales que permitan tener una política integral de derechos de la infancia y la adolescencia, mediante un Programa Nacional de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes y Programas Estatales.

Pero la responsabilidad de garantizar los derechos de la infancia no es sólo del Estado; esta Ley determina que también la familia y la sociedad son responsables de hacer que los niños, niñas y adolescentes dejen de ser vistos como un grupo vulnerable y sean reconocidos y tratados como sujetos de derechos. Como ciudadanos que son.

Además, la efectiva aplicación de la Ley requiere que el Congreso Federal designe el presupuesto suficiente para ello.

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

Ahora que México llega al cuarto de siglo de haber ratificado la Convención y estrena una Ley General para garantizar la protección de los derechos de la infancia y la adolescencia, tiene enfrente la oportunidad histórica de hacer realidad lo que está escrito en el papel.

Isabel Crowley es representante de UNICEF en México

Síguenos en Twitter

Síguenos en Facebook

Síguenos en Instagram

Este post apareció originalmente en el Periódico Reforma

 

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

Viajando por Jalisco con UNICEF

Fui comisionado recientemente por UNICEF México para fotografiar todo el estado mexicano de Jalisco, para un informe que documenta las vidas de las niñas y los niños en la región. Visitamos distintos sitios rurales y urbanos, aunque el más memorable fue el viaje al norte del estado para visitar el pueblo Wixárika en la aldea montañosa de Santa Catarina.

También conocidos como Huicholes, los Wixárikas son un grupo indígena con una vida espiritual rica y una mitología cosmológica que incorpora el uso del peyote, largas peregrinaciones y rituales antiguos. Los niños son vibrantes, alegres, curiosos y llenos de vida … como niños que son. Para mí, se sentía como un lugar maravilloso para ser joven y crecer.

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

UNICEF field trip in Guadalajara, Jalisco, Mexico, October 18, 2014.

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

 

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

Andy Richter es un fotógrafo free-lance que trabaja para UNICEF de manera recurrente

para ver más imágenes de UNICEF visita UNICEF Photography

Originalmente posteado en ANDY RICHTER_the blog

Sígue a UNICEF México en:

Facebook

Twitter

Youtube

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

Travels in Jalisco with UNICEF

I was recently commissioned by UNICEF to photograph throughout the Mexican state of Jalisco for a report documenting the lives of children in the region. We visited a number of rural and urban sites, though most memorable was the journey to the far north to visit the Wixárika people in the mountainous village of Santa Catarina.

Also known as the Huichol, the Wixárika are an indigenous group with a rich spiritual life and mythological cosmology incorporating the use of peyote, long peregrinations, and ancient rituals. The children are vibrant, joyous, curious and full of life…as children are. To me, it felt like a wonderful place to be young and grow.

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

UNICEF field trip in Guadalajara, Jalisco, Mexico, October 18, 2014.

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

 

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

Andy Richter is a freelance photographer works for UNICEF

To see more images from UNICEF visit UNICEF Photography

This was originally posted on ANDY RICHTER_the blog

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

¡Los derechos de los niños y las niñas cumplen 25 años!

Los derechos de la infancia son reconocidos a nivel mundial en la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1989.

Es la primera ley internacional que establece que todas las niñas, niños y adolescentes en el mundo tienen derechos y que su cumplimiento es obligatorio para todos los países que la han firmado. México la ratificó en septiembre de 1990.

Es el tratado de derechos humanos más ratificado en la historia de la humanidad, y el instrumento más poderoso con el que cuenta la comunidad internacional para promover y proteger los derechos de la infancia y la adolescencia.

Niñas Wixárikas de Jalisco en la escuela

©UNICEFMéxico/AndyRichter/2014

 

La Convención significa una verdadera revolución en la forma de ver y tratar a los niños, quienes no son la propiedad del adulto o del Estado, ni objetos de caridad, sino que son sujetos de derechos; individuos y miembros activos de su familia y comunidad, con voz propia, con derechos y responsabilidades de acuerdo a su edad.

Antes de la Convención las necesidades de los niños podían ser consideradas como “negociables” y eran cumplidas a “discreción”, ahora son derechos que el Estado y la sociedad deben garantizar sin excepción.

La Convención establece básicamente que todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a crecer sanos, bien nutridos, a estar protegidos contra la violencia y la explotación y a ser respetados y escuchados por sus padres, familiares y maestros. Tienen derecho a recibir información adecuada y a participar y expresar libremente sus opiniones e ideas. Tiene derecho a recibir servicios de salud de calidad y asistir a escuelas en donde reciban una educación que les permita aprender y desarrollar habilidades que les sean útiles en su vida adulta y les brinden una mayor preparación y posibilidades de tener un futuro digno.

©UNICEFMéxico/EvaQuesada/2014

Los progresos de México respecto a los derechos de la infancia, han sido constantes: armonización de los principios de la Convención a las leyes nacionales y la creación de una la Ley General para la Protección de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, que obliga a los padres de familia y a la sociedad a respetar los derechos de la niñez, y al Estado a que garantizar su cumplimiento.

Esta ley sienta las bases para crear un sistema nacional de protección integral para la niñez y la adolescencia, y una profunda transformación de las instituciones para proteger de manera efectiva los derechos de los más de 40 millones de niños, niñas y adolescentes en México.

©UNICEFMéxico

 

También ha logrado avances en materia de salud, al contar con uno de los esquemas de vacunación más completos de América Latina, y reducido de manera importante la mortalidad infantil. Además su cobertura de la educación primaria es casi universal.

Pero aún queda camino por recorrer en temas como el acceso de los niños a una educación de calidad; la protección del trabajo infantil y de la violencia, y conseguir que inicien sus vidas en condiciones de igualdad.

En el combate a la pobreza el país ha realizado inversiones y estrategias importantes para reducirla y particularmente la que afecta a la infancia, pero es necesario redoblar esfuerzos, pues de los 40 millones de niños y niñas con que cuenta México, 21.2 millones viven en pobreza y 4.7 millones en pobreza extrema.

Otra de las asignaturas pendientes es revertir la cifra de 2010 que indicaba que más de 6 millones de niñas y niños entre 3 y 17 años estaban fuera de la escuela.

También es necesario combatir el trabajo infantil porque más de 3 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan.

El 25 aniversario de la Convención es un momento adecuado para redoblar esfuerzos y sumar voluntades para enfrentar los desafíos y colocar a los niños en el centro de todo el quehacer público.

Es un llamado a renovar el compromiso por la infancia y a unir esfuerzos para construir un México apropiado para todos sus niños, niñas y adolescentes.

Garantizar plenamente los derechos de la niñez, no solamente significa cumplir con un tratado internacional de derechos humanos como es la CDN, sino que significa invertir en el futuro económico y social del país, significa mejores sociedades, más democráticas, más inclusivas, más justas y más en paz.

Este artículo también fue publicado en El Universal de México.

Isabel Crowley es la Representante de UNICEF México

Un niño camina por la carrilera por donde pasa el tren que muchos migrantes toman para viajar a EEUU

¿Es suficiente hacer todo lo que debemos?

Las niñas y niños migrantes están cada vez más desprotegidos y son más vulnerables

Aún tras perder presencia en los noticieros, la migración de niñas y niños de Centroamérica y México hacia el norte sigue estando de dramática actualidad.

Hoy, los viajes que realizan están acompañados de grandes riesgos y de un terrible impacto sobre ellos y sus familias. Mientras, aumentan las enormes ganancias de quienes se lucran del tráfico de personas y este horrible negocio crece sobre las espaldas de los más vulnerables.

Un niño camina por la carrilera por donde pasa el tren que muchos migrantes toman para viajar a EEUU

Lechería, municipio de Tultitlán, Estado de México; carrilera por donde pasa el tren que muchos migrantes toman para viajar a EEUU.  © UNICEF México / 2014 / Daniel Ojeda

Esta situación agravada sigue teniendo su raíz en la pobreza: la falta de accesos a servicios de salud y educación, bajos ingresos, falta de oportunidades y la insuficiente inversión social de los países de origen generan una inmensa presión hacia la migración.

El reverso de la situación la viven las familias que, ya instaladas en el norte, envían dinero desde Estados Unidos a sus parientes. Esas remesas son, desde hace años, la primera fuente de divisas para los países centroamericanos. Como ejemplo, un migrante guatemalteco envía de media el 15% de sus ingresos a su familia y consume en Estados Unidos el 85% restante (OIM-UNICEF, Guatemala, 2010). Para los miembros de estas familias y para los niños y niñas migrantes, la reunificación familiar es una de las razones prioritarias para realizar tan peligroso trayecto.

El envío de remesas aumentó en los últimos cinco años, acompañando una importante salida de la pobreza de amplios sectores de la población latina en Estados Unidos, incluidos niños y niñas. Se amplía, en consecuencia, la atracción de la migración. Sólo por mencionar un caso, el 18% del PIB de El Salvador proviene de las remesas.

Otra causa es la ilegalidad misma en la que el hecho migratorio se genera y desarrolla. La migración indocumentada facilita por su clandestinidad el control y explotación de redes delictivas internacionales.

El crimen organizado tiene en el tráfico de personas una de sus primeras fuentes de ingresos en la región, compitiendo con el tráfico de drogas y de armas en un negocio que genera miles de millones de dólares al año (UNODC, 2014). Sus ganancias, su control creciente del territorio y su penetración en las instituciones facilitan que dichas redes operen con impunidad, debilitando la justicia y la vida democrática.

Los grupos criminales expanden la violencia como cultura dominadora en las distintas esferas de la vida social, en particular urbana, pero cada vez más en entornos rurales. A día de hoy, El Salvador ostenta el mayor índice mundial de homicidios de adolescentes: 27 niños y adolescentes por cada 100.000 habitantes (Informe Ocultos a Plena Luz). Son cifras de guerra, de un duelo cotidiano donde padres y madres son quienes entierran a sus hijos.

El aumento de los controles fronterizos en algunos países de la región han incrementado el ya alto riesgo de la migración irregular: los niños migrantes toman nuevas rutas para intentar sortear los controles, viajan en grupos más reducidos y multiplican su riesgo de agresiones por parte de bandidos, de extorsión por parte de funcionarios deshonestos y de abuso sexual. Las opciones de protección a través de los sistemas existentes, como los albergues ubicados a lo largo de las rutas tradicionales de migración apoyados por instituciones y ONG, se ven por tanto debilitadas.

Unos niños están sentados en una carrilera por donde pasa el tren que muchos migrantes toman para viajar a EEUU

© UNICEF México / 2014 / Daniel Ojeda

Como consecuencia de estos controles más severos se genera un aumento del costo a pagar por los migrantes y sus familias a los traficantes de personas, quienes ven incrementados sus beneficios.

Los menores de edad que migran fuera de las redes de tráfico corren aún más riesgos, incluyendo el de ser asesinados por criminales ordinarios u organizados. A quienes pagan precios más bajos por este proceso se les suele incluir la explotación sexual a lo largo del trayecto a beneficio del traficante, como informan distintas ONG de apoyo al migrante. La débil presencia de servicios del Estado en las comunidades de origen dificulta el seguimiento de los retornados y su reintegración social.

La gran mayoría de niños y niñas retornados a Centroamérica provienen de México. Generalmente realizan este viaje por vía terrestre, lo que implica trayectos más largos y difíciles, incluso en horarios que pueden ser nocturnos. Ello dificulta su recepción y atención en los países de tránsito y origen. En su última visita a México, la Relatora sobre los Derechos de la Niñez de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Rosa María Ortiz, aseguró que “es preocupante que los niños que son retornados no cuentan con un apoyo que se ajuste a sus necesidades específicas y que vele por sus derechos y, además, asegure que las medidas tomadas respondan al interés superior de cada niño y caso por caso”.

Una mayor inversión social focalizada en servicios sociales, educación, desarrollo y oportunidades laborales es la vía central a tomar por los Estados para mitigar las causas de la migración. Además, se requiere una acción legal firme contra la impunidad de la que gozan las redes criminales para frenar la violencia e inseguridad en las zonas expulsoras y de tránsito migratorio. Ambas garantías son tareas arduas, pero posibles. Y en definitiva, son claves para liberar a la niñez de la pobreza, de la inseguridad y del miedo que existen en la base de la migración irregular.

Bernt Aasen es el Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe