Tag Archives: cine

2015-06-20_Haiti_Jacmel_Eldil (26)

Las vidas de los niños haitianos en el foco de atención

Djolanda, de 11 años, sentada en la puerta de su casa.

Djolanda, de 11 años, sentada en la puerta de su casa. (c) UNICEF Haiti/2015/Walther

Al sudeste de Haití, Yaquimel y sus alrededores reflejan la belleza del Caribe: playas de arena blanca, el océano azul celeste y un sol resplandeciente. Sin embargo, en medio de este tesoro tropical, muchos niños y sus familias luchan a diario ante las dificultades para llegar a fin de mes.

Hace poco estuve en Yaquimel visitando el Ciné Institute, una organización con base en Haití que forma a jóvenes haitianos que aspiran a ser cineastas. Es la única academia de cine de Haití y en ella rebosa el talento. La nueva alianza que une a UNICEF con el Ciné Institute constituye un acercamiento muy emocionante, ya que su objetivo consiste en poner las voces de los niños en el centro de atención. Compartimos el deseo de dar voz a aquellos que viven marginados, pero que aun así consiguen salir adelante con imaginación y coraje.

Las semanas que varios cineastas pasaron explorando distintos sitios dieron como resultado una lista llena de posibles historias sobre los niños haitianos y las dificultades a las que se enfrentan. Edile (13) y Djolanda (11) fueron los elegidos para el proyecto de un vídeo que será el comienzo de una nueva filosofía de la narración. Sus condiciones de vida están muy lejos de los principios establecidos por la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, ratificada en Haití hace 20 años y según la cual todos los niños y niñas deben tener acceso a todo lo que necesiten para sobrevivir y desarrollarse.

Edile, de 13 años, se dirige hacia su casa.

Edile, de 13 años, se dirige hacia su casa. (c) UNICEF Haiti/2015/Walther

Todos los niños tienen el derecho a ir a la escuela, a jugar, a no tener que trabajar. Aunque no se pueda consentir que los niños trabajen, hemos de ser conscientes de que hoy en día miles de niños viven esa realidad. La concienciación es el primer paso para el cambio, y UNICEF trabaja mano a mano con el Gobierno para lograr un país en el que las palabras de la Convención se hagan tangibles. Las historias de Edile y Djolanda revelan que debemos esforzarnos más.

¿Quiénes son?

Edile vive con su padre y su hermana, que es discapacitada. Su madre los dejó hace dos años y se volvió a casar. Su padre sufre hipertensión desde que tuvo un infarto en 2013 y desde entonces no puede trabajar. Con la intención de contribuir a los escasos ingresos de la familia, Edile decidió trabajar tres días a media jornada en la panadería del barrio para ganar algo de dinero.

Edile y su padre sentados delante de su casa.

Edile y su padre sentados delante de su casa. (c) UNICEF Haiti/2015/Walther

Sus pequeñas ganancias le ayudan a cuidar de su padre y a ahorrar para pagar la escuela. Es duro, perdió el último año de escuela por no tener dinero suficiente para pagarla, pero él sigue intentándolo, ya que es consciente de que la educación es crucial para su futuro. Sueña con ser ingeniero agrónomo. “Aquí hay mucha gente que pasa hambre. Quiero poder alimentar a mi país”, dice. “Espero que los adultos que vean este vídeo se esfuercen más para conseguir que todos los niños podamos ir a la escuela”.

Sus pequeñas ganancias le ayudan a cuidar de su padre y a ahorrar para pagar la escuela. Es duro, perdió el último año de escuela por no tener dinero suficiente para pagarla, pero él sigue intentándolo, ya que es consciente de que la educación es crucial para su futuro. Sueña con ser ingeniero agrónomo. “Aquí hay mucha gente que pasa hambre. Quiero poder alimentar a mi país”, dice. “Espero que los adultos que vean este vídeo se esfuercen más para conseguir que todos los niños podamos ir a la escuela”.

TInterior de la casa de Djolanda.

Interior de la casa de Djolanda. (c) UNICEF Haiti/2015/Walther

Todos los días, después de la escuela, Djolanda aprende a hacer vestidos con otras mujeres de entre 40 y 50 años. Ya lleva unos meses apuntada al curso y sabe hacer distintos tipos de vestidos, incluido su uniforme escolar. Djolanda tiene dos sueños: quiere ser enfermera para poder ayudar a los enfermos, y también aspira a ahorrar el dinero suficiente para construir una casa para su madre. “Mi madre es la única que nos cuida. Me preocupa su salud: hay muchas enfermedades por aquí”.

Edile y Djolanda representan solo dos de muchos casos similares, y sus historias son un ejemplo de valentía y esperanza que impulsa a los haitianos de todas las edades a seguir adelante. Ellos no esperan a que les ayuden, aunque tienen el derecho a recibir toda la ayuda posible. Debemos poner todo nuestro empeño para conseguir brindar educación, salud y felicidad a muchos niños como Edile y Djolanda. Todos los niños y niñas tienen los mismos derechos, independientemente de donde nazcan o donde vivan. La historia de la pobreza y la desigualdad suena distinta desde su punto de vista, ya que la narración cambia: de la miseria a la esperanza e inspirando acción, no compasión.

Manténgase en contacto para recibir actualizaciones y los vídeos terminados.

Cornelia Walther es la Jefa de Comunicación en UNICEF Haití.