Category Archives: Impact

IMG_4634

Pedaleando por la educación indígena en Paraguay

En medio de senderos plagados de mosquitos, caminos llenos de barro y una naturaleza exuberante, un grupo de ciclistas conformado por distintos profesionales y personalidades de Paraguay recorrió comunidades indígenas del Chaco para conocer la realidad de los niños y niñas nativos como parte de una expedición organizada por UNICEF Paraguay.

Los participantes posan al inicio de la expedición ciclística, en la entrada de la comunidad indígena Armonía, a 400 km al norte de Asunción. © UNICEF Paraguay/2015/Brom

Los participantes posan al inicio de la expedición ciclística, en la entrada de la comunidad indígena Armonía, a 400 km al norte de Asunción. © UNICEF Paraguay/2015/Brom

Bajo la consigna ‘Cero niños fuera de la escuela’, una marcha ciclista quiso concienciar ‘in situ’ sobre la realidad de los niños y niñas que viven en el Chaco paraguayo y las dificultades que enfrentan en su día a día para llegar a la escuela, lo que en muchos casos acaba influyendo para que abandonen los estudios.

Según datos oficiales del Gobierno de Paraguay, el 7,8% de personas de entre 6 y 17 años de edad no asiste a una institución educativa de enseñanza formal en el país, es decir, unos 125.000 niños, niñas y adolescentes permanecen fuera de la escuela.

Para visibilizar esta realidad y sus causas, la expedición partió a unos 400 km al norte de Asunción, donde viven algunas de las comunidades indígenas de Paraguay. Hasta allí se trasladó el grupo de participantes conformado por periodistas, chefs, deportistas, empresarios, filósofos, médicos y entusiastas del ciclismo de aventura, entre otros perfiles.

El recorrido transitó por varias aldeas nativas del área. El encuentro central tuvo lugar en El Estribo, donde los participantes compartieron unos momentos con los líderes de la zona y conocieron sus principales preocupaciones y desafíos.

Uno de estos líderes, Gabriel Quintana, comentó que este año las familias decidieron destinar una parte del subsidio que reciben del Estado para comprar alimentos para los niños y niñas, por lo que prácticamente no se registraron deserciones escolares. “No se puede decir que los indígenas no quieren estudiar. Sí quieren. ¿Pero por qué no pueden? Por la falta de recursos”, explicó.

En el trayecto, los ciclistas pedalearon 65 kilómetros y pasaron por varias comunidades, donde fueron saludados por sus miembros, quienes los esperaban animadamente al costado del camino. “Todo el que pasaba, me saludaba. Me decía ‘¿a dónde vas?’. Y si me veían cansada, me decían ‘te falta poco’”, relató Yehimy Alison González, una conocida periodista de radio y televisión de Asunción.

Vicisitudes

Pero no todo fue alegría y camaradería en el recorrido. Varias partes de los caminos de tierra se encontraban anegadas, por lo que los ciclistas tuvieron que cruzar con esfuerzo el agua y el barro.

Todas estas dificultades les permitieron entender las vicisitudes que deben pasar diariamente niños, niñas y adultos para vivir en las duras condiciones que impone el Chaco paraguayo, donde acudir a la escuela es una difícil aventura para cualquier estudiante.

Dado que el Chaco es una zona con vegetación muy agreste, algunos de los participantes sufrieron el pinchazo de las ruedas de sus bicicletas, lo que les obligó a cambiarlas en medio de nubes de mosquitos que prácticamente eran inmunes a los repelentes de insectos.

Los caminos que atraviesan las aldeas indígenas del Chaco son de tierra y están rodeados de una vegetación agreste. © UNICEF Paraguay/2015/Villalba

Los caminos que atraviesan las aldeas indígenas del Chaco son de tierra y están rodeados de una vegetación agreste. © UNICEF Paraguay/2015/Villalba

“Yo pinché la rueda en uno de esos caminos que le llaman ‘picadas’ y quedé paralizado por unos cuatro o cinco minutos cambiando la rueda. Era impresionante la cantidad de mosquitos que tenía en todo mi cuerpo”, comentó Fernando Marín, un filósofo mexicano que trabaja en una ONG que también desarrolla proyectos sociales en las comunidades indígenas de la zona.

Pero más allá de las cuestiones de distancias y caminos intransitables, los participantes se dieron cuenta de un factor muy importante para aumentar la presencia de los niños en las aulas: la necesidad de una correcta alimentación. Como afirmaron los líderes indígenas con los que conversaron, el hambre es uno de los principales impedimentos que aleja a los estudiantes de las escuelas. La periodista Natalia Daporta -una de las participantes con gran experiencia en el área de educación- recorrió precisamente las comunidades recabando datos sobre la situación en este campo. “No recibieron hasta el momento merienda ni almuerzo escolar. Sabemos muy bien que la alimentación es muy importante para el rendimiento de los alumnos, y también para mantener a los chicos en la escuela”, indicó.

La experiencia

Al final de la jornada, la mayoría de los participantes estaban impactados con lo que habían vivido ese día y surgieron ideas para tratar de colaborar con la subsistencia de las comunidades. “Esta experiencia nos tiene que concientizar, para mí ha sido muy significativa y creo que tiene que generar una nueva cultura: que todos seamos conscientes de esos derechos que tienen los niños y el principal derecho a estudiar”, sostuvo Marín.

“La visita a las comunidades me permitió ver y sentir esas barreras invisibles que nosotros desde la ciudad no podemos percibir. Cuando uno tiene hambre, cuando uno está enfermo, cuando hay que recorrer muchísimos kilómetros para poder ir a la escuela… llegar a ella y aprender es un verdadero desafío para esos niños y esas niñas”, reflexionó la abogada María José Rivas. Tras la experiencia, ella consiguió un importante lote de medicamentos que fue enviado a El Estribo, donde no se contaba con productos médicos básicos cuando los expedicionarios la visitaron.

Nadia Cano, periodista y ciclista, posa con algunos niños y niñas de la comunidad El Estribo. © UNICEF Paraguay/2015/Villalba

Nadia Cano, periodista y ciclista, posa con algunos niños y niñas de la comunidad El Estribo. © UNICEF Paraguay/2015/Villalba

Asimismo, está previsto realizar una jornada de evaluación y sistematización de propuestas con los participantes para mejorar la situación de las comunidades indígenas de la zona. Todo esto será presentado posteriormente a las autoridades del Ministerio de Educación y Cultura del Gobierno paraguayo para contar también con su apoyo.

La expedición ‘Cero niños fuera de la escuela’ se confirmó así como una actividad no tradicional que buscó atraer la atención de diferentes tipos de personas hacia el Chaco y sus aldeas nativas, la mayoría de las cuales no siempre se encuentra en la agenda de las prioridades de las autoridades nacionales, ya sea por su lejanía geográfica como por su invisibilidad política y real.

UNICEF es una de las organizaciones que trabaja en el Chaco paraguayo, específicamente en el distrito de Tte. Manuel Irala Fernández, mediante acciones integradas que buscan desde hace dos años asegurar que niños y adolescentes se inscriban, permanezcan y aprendan en la escuela. En este sentido, apoya campañas de comunicación para sensibilizar a la comunidad educativa sobre esta problemática y fortalece al Consejo Distrital de Educación, que está integrado por representantes de la municipalidad y de la comunidad educativa. Asimismo, UNICEF apoya los sistemas escolares de agua y saneamiento y educación en higiene, la capacitación de docentes rurales e indígenas, la producción de materiales educativos en las diversas lenguas indígenas de la zona y a las organizaciones de mujeres indígenas para que incidan en las políticas educativas y en proyectos productivos.

* Diego Brom y Nadia Villalba son, respectivamente, asistente y consultora de Comunicación de UNICEF Paraguay

 

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

#TuVozCuenta con U-Report México

¿Se imaginan qué increíble sería si pudiéramos preguntarle a los jóvenes sobre sus intereses, opiniones y necesidades en los lugares donde viven, y que pudiéramos obtener y analizar esa información en tiempo real? Imagínense que estuviéramos diseñando un programa que ayudara a los jóvenes a conseguir empleo después de sus estudios. Bueno, pues para ello, no sólo requeriríamos información estadística y diagnósticos de la situación de la educación y el mercado laboral; sino que también necesitaríamos conversar con muchos jóvenes para entender sus aspiraciones e ideales, temores y angustias, entender los retos a los que se enfrentan y la presión que muchas veces sentimos. De esta forma, podríamos lograr empatía con sus experiencias, pensamientos y emociones; y así diseñar un programa que los entienda y apoye de la mejor forma posible.

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

©UNICEFMéxico/MauricioRamos

Este proceso de consulta llevaría muchísimo tiempo, por lo que en muchas ocasiones, los programas se diseñan tomando sólo en cuenta la información de diagnósticos y estudios hechos por especialistas. Lamentablemente, por falta de tiempo, muy pocas veces se les pregunta a los jóvenes qué es lo que quieren, cómo lo quieren y por qué lo quieren así.

El pasado jueves 13 de agosto, como parte de las celebraciones del Día Internacional de la Juventud, compartimos con cientos de jóvenes la buena noticia de que U-Report había llegado a México. Con U-Report los jóvenes de más de 17 países en el mundo están utilizando la misma tecnología que usan para comunicarse entre amigos para participar con sus ideas y opiniones en el desarrollo de sus comunidades y de sus países.

©UNICEFMéxico/LuisCedeño

©UNICEFMéxico/LuisCedeño

U-Report permite a UNICEF, y a sus aliados en México, consultar en tiempo real a los jóvenes sobre lo que sucede en sus comunidades, los servicios que reciben, los temas públicos que son de su interés, sus necesidades y expectativas. Esta valiosa información se recibe, analiza y procesa en segundos, para generar un reporte que es entregado a las personas que están tomando las decisiones públicas que tienen efecto en la vida de todos los jóvenes mexicanos. De esta forma, U-Report ayuda a tomar decisiones más informadas, a diseñar servicios y programas públicos que tomen en cuenta la visión, opiniones e intereses de los jóvenes.

Ese jueves, el auditorio se llenó del entusiasmo de cientos de personas que participaron con novedosas ideas para enfrentar los retos en educación, salud, bienestar económico y convivencia social que viven los jóvenes en México. A partir de ese momento, cientos de jóvenes se hicieron U-Reporters y serán embajadores de este movimiento por el cual nuestra voz adquiere el súper poder de unirse a millones más para que sea escuchada fuerte y clara donde quiera que sea.

©UNICEFMéxico/LuisCedeño

©UNICEFMéxico/LuisCedeño

Jaime Archundia es Responsable de Innovación de UNICEF México

Únete a U-Report México 

Sígue a UNICEF México en:

Twitter

Facebook

Instagram

Youtube

One-month-old Monyaguek from South Sudan is held by his mother while receiving a dose of oral polio vaccine.

A great day for Africa: polio nears its end

Today marks one year since we have had a case of the wild poliovirus anywhere in Africa, the last having been reported from Somalia with a date of onset of 11th August 2014.

What an extraordinary achievement and what a powerful symbol of the progress that has been made on the African continent over the past generation.

What got us to this point was not just a vaccine, it was the tireless work of hundreds of thousands of volunteers, traditional and religious leaders at community level, combined with the commitment and determination of national and local governments. On the global level it has involved a remarkable partnership between WHO, Rotary International, the Centres for Disease Control, the Bill and Melinda Gates Foundation and UNICEF, backed by the generous contributions of many public and private donors.

A girl in Somalia holds out her hand to display her ink-marked finger, which demonstrates that she has been vaccinated against polio.

A girl in Somalia displays her ink-marked finger, demonstrating that she has been vaccinated against polio. © UNICEF/NYHQ2013-1318/Ohanesian

Last month we applauded Nigeria for having achieved a year without detection of the wild poliovirus, despite the enormous challenges posed by insecurity in the Northeast of the country. We have also seen polio outbreaks in Cameroon, Equatorial Guinea and the Horn of Africa halted, thanks to the professionalism, ingenuity and courage of UNICEF staff and our partners.

Globally, we are on the verge of totally eradicating a disease for only the second time in history – as we approach the General Assembly’s endorsement of the Sustainable Development Goals, what a wonderful time to be able to encourage the global community to set ambitious goals and to know that such goals can be met – if we believe.

In November I will end a career of nearly forty years in development. On the 15th of August 1977 I set off for Khartoum. In the months and years that followed I travelled extensively throughout Sudan – on the top of trucks, by train, at the wheel of a Land Rover on nearly impossible roads, and by paddle steamer down the Nile. During these journeys I gained an appreciation for the enormous size of the country and for the extraordinary hardship and isolation in which many of its population lived. I left Sudan in 1983, as the civil war was starting and returned in 2007, as Director of the UNICEF programme in the South of what was then still a united country.

In 2008 we had an outbreak of polio that originated in Jonglei State, close to the border with Ethiopia. It is hard to describe the isolation of this place – an area of marshes, vast cotton-soil plains that become impassable after rains, and an area that has long been plagued by insecurity. Despite all of these challenges – and ongoing insecurity and conflict to this day – the polio outbreak was contained and, what is now the independent nation of South Sudan, has not seen a single case of wild poliovirus since.

One-month-old Monyaguek from South Sudan is held by his mother while receiving a dose of oral polio vaccine.

One-month-old Monyaguek from South Sudan is held by his mother while receiving a dose of oral polio vaccine. © UNICEF/NYHQ2011-2460/Sokol

Similar remarkable achievements across Africa have provided the basis for what we celebrate today.

While today’s milestone is extraordinary, it is not an endpoint. For Nigeria, two more years must pass without a case of wild poliovirus before it can finally be certified as polio-free, along with the rest of the African continent. To achieve this goal, Nigeria and the many other African countries that remain at risk for polio must maintain high-quality surveillance, work ever-harder to improve the quality of vaccination campaigns, and act decisively, should further outbreaks occur. They must also re-double their efforts to improve routine immunization.

With Africa now on track, we are left with only two countries where polio transmission has never been interrupted: Pakistan and Afghanistan. Here too, despite enormous challenges, communities, governments and partners are working with courage and determination to end polio once and for all: today’s anniversary in Africa gives us the faith to believe that they too can succeed.

Peter Crowley is the head of UNICEF’s Polio unit.

A girl in Somalia holds out her hand to display her ink-marked finger, which demonstrates that she has been vaccinated against polio.

Un gran día para África: se acerca el fin de la polio

El 11 de agosto hizo un año del último caso del virus poliomielítico salvaje registrado en toda África, que se detectó en Somalia el 11 de agosto de 2014.

Durante la última generación se han hecho logros extraordinarios, y el continente africano se ha convertido en un poderoso símbolo de progreso.

Esto ha sido posible no solo gracias a una vacuna, sino también al trabajo infatigable de cientos de miles de voluntarios, líderes tradicionales y religiosos a  nivel comunitario, combinado con el compromiso y la determinación de los gobiernos nacionales y locales. A escala global, este trabajo ha implicado una importante alianza entre la OMS, Rotary International, los Centros para el Control de Enfermedades, la Fundación de Bill y Melinda Gates y UNICEF, respaldados por las generosas contribuciones de numerosos donantes públicos y particulares.

En Somalia, una niña muestra su dedo lleno de tinta, lo que demuestra que la han vacunado contra la polio.

En Somalia, una niña muestra su dedo lleno de tinta, lo que demuestra que la han vacunado contra la polio. © UNICEF/NYHQ2013-1318/Ohanesian

El mes pasado aplaudíamos porque en Nigeria había transcurrido un año sin detectar ningún caso del virus poliomielítico salvaje, si bien sigue habiendo riesgos en el noreste del país. Por otra parte, gracias a la profesionalidad, el ingenio y la valentía de los miembros y aliados de UNICEF, hemos asistido a la detención de los brotes de la polio en Camerún, Guinea Ecuatorial y el Cuerno de África.

En el plano internacional, nos encontramos a punto de erradicar una enfermedad por segunda vez en la historia. Pronto tendrá lugar la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible por parte de la Asamblea General, y qué mejor momento que este para animar a la comunidad internacional a establecer unos objetivos ambiciosos y saber que, con voluntad, lograremos conseguirlos.

En noviembre finalizará mi trayectoria de casi cuarenta años dedicados al desarrollo. El 15 de agosto de 1977 marché a Jartum. Durante los meses y los años posteriores recorrí Sudán a lo largo y a lo ancho, encima de camiones, en tren, en la rueda de un Land Rover por carreteras imposibles y a remo por el Nilo. Durante mis viajes tuve la oportunidad de apreciar las enormes dimensiones del país y las grandes dificultades y el aislamiento que sufren muchos de sus habitantes. Me fui de Sudán cuando empezó la guerra civil en 1983, y volví en 2007 como Director del programa de UNICEF para el Sur del que, por entonces, aún era un país unido.

En 2008 hubo un brote de polio con origen en el Estado de Junqali, cerca de la frontera con Etiopía. Es difícil describir el aislamiento que sufre este país, una zona llena de pantanos, terrenos de vertisoles que imposibilitan el tránsito tras las lluvias, y una zona en la que durante mucho tiempo ha reinado la inseguridad. A pesar de todas estas dificultades y de la inseguridad y el conflicto que permanece hoy en día, se consiguió frenar el brote de polio, y lo que hoy es la nación independiente de Sudán del Sur no ha vuelto a presentar un solo caso nuevo de poliomielitis.

En Sudán del Sur, una madre sostiene a su bebé Monyaguek, de un mes de edad, mientras le proporcionan una dosis de la vacuna oral contra la polio.

En Sudán del Sur, una madre sostiene a su bebé Monyaguek, de un mes de edad, mientras le proporcionan una dosis de la vacuna oral contra la polio. © UNICEF/NYHQ2011-2460/Sokol

Otros logros parecidos ocurridos en distintas partes de África constituyen la base de la noticia que celebramos.

Aunque se trata de un hito incomparable, no significa que sea el fin de la enfermedad. En el caso de Nigeria, es necesario que transcurran dos años sin detectar un caso del virus poliomielítico antes de poder garantizar que están libres de polio, al igual que el resto del continente africano. Para conseguirlo, Nigeria y otros muchos países africanos que continúan padeciendo riesgo de sufrir nuevos casos de polio deben mantener una vigilancia de alta calidad y trabajar aún más para mejorar la calidad de las campañas de vacunación. Deberán actuar con decisión en caso de que surjan nuevos brotes, y tendrán que redoblar sus esfuerzos para optimizar las prácticas de inmunización.

Ahora que la situación de África parece haber tomado un buen rumbo, nos quedan solo dos países donde todavía no ha cesado nunca la transmisión de la polio: Pakistán y Afganistán. Allí, a pesar de las enormes dificultades, las comunidades, los gobiernos y los aliados trabajan con ahínco y determinación para erradicar la polio de una vez por todas. El aniversario que celebramos en África nos da motivos para creer que ellos también podrán conseguirlo.

Peter Crowley es el jefe de la unidad de UNICEF contra la Polio.

One-month-old Monyaguek from South Sudan is held by his mother while receiving a dose of oral polio vaccine.

Un grand jour pour l’Afrique : l’éradication de la polio est proche

Il y a un an aujourd’hui que le dernier cas de poliovirus sauvage a été détecté en Afrique. Le dernier signalement remonte au 11 août 2014 en Somalie.

Quelle réussite extraordinaire ! Voilà un vrai symbole des progrès accomplis sur le continent africain ces dernières années.

Mais ce n’est pas uniquement grâce à un vaccin que nous avons accomplis cette tâche ; c’est aussi grâce au travail inlassable de centaines de milliers de bénévoles, dirigeants traditionnels et religieux au niveau de la communauté, conjugués à l’engagement et la détermination des gouvernements locaux et nationaux. Sur le plan international, on compte de nombreux partenariats entre l’OMS, le Rotary International, les Centres for Disease Control, la Fondation Bill et Melinda Gates et l’UNICEF, ainsi que de généreuses contributions provenant de donateurs publics et privés.

Une fille en Somalie montre une tâche d’encre sur son doigt, signe qu’elle a été vaccinée contre la polio.

Une fille en Somalie montre une tâche d’encre sur son doigt, signe qu’elle a été vaccinée contre la polio.© UNICEF/NYHQ2013-1318/Ohanesian

Le mois dernier, nous avons félicité le Nigéria pour avoir réussi à passer un an sans le moindre cas de polio sauvage, malgré les défis considérables posés par l’insécurité dans le nord-est du pays. Nous avons également constaté une interruption de l’épidémie de polio au Cameroun, en Guinée équatoriale et dans la Corne de l’Afrique, et cela grâce au professionnalisme, au savoir-faire et au courage du personnel de l’UNICEF et de ses partenaires.

Au niveau mondial, nous sommes sur le point d’éradiquer complètement une maladie pour la seconde fois dans l’histoire. En attendant l’approbation des Objectifs de développement durable par l’Assemblée générale, nous avons là une merveilleuse occasion d’encourager la communauté internationale à se fixer des objectifs ambitieux et reconnaître que de tels objectifs peuvent être atteints… si nous y croyons.

En novembre, je finis près de 40 ans de carrière dans le domaine du développement. Je suis parti pour Khartoum le 15 août 1977. J’ai beaucoup voyagé au Soudan au cours des mois et des années qui ont suivis (sur le toit des camions, en train, au volant d’une Land Rover sur des routes quasiment impraticables, ou à bord d’un bateau à aubes sur le Nil). Lors de ces voyages, j’ai pu apprécier l’étendue de ce grand pays mais j’ai aussi compris les épreuves et l’isolement subis par un grand nombre de sa population. J’ai quitté le Soudan en 1983 au moment où la guerre civile éclatait, et je suis revenu en 2007 en tant que Directeur des programmes de l’UNICEF dans la région sud du pays (encore unifié à l’époque).

En 2008, une épidémie de polio a fait son apparition dans l’État de Jonglei, près de la frontière éthiopienne. Il est difficile de décrire à quel point cette région est isolée : une grande étendue de marais, de vastes plaines pour la culture du coton qui deviennent infranchissables après la pluie, de grands espaces depuis longtemps en butte à l’insécurité. Malgré tous ces défis (insécurité et conflit en continu encore à ce jour), l’épidémie de polio a été contenue et pas le moindre cas de polio sauvage n’a été signalé dans ce pays, que nous connaissons aujourd’hui comme la nation indépendante du Soudan du Sud.

Monyaguek, âgée d’un mois, au Soudan du Sud, dans les bras de sa mère pendant qu’elle reçoit une dose de vaccin oral contre la polio

Monyaguek, âgée d’un mois, au Soudan du Sud, dans les bras de sa mère pendant qu’elle reçoit une dose de vaccin oral contre la polio © UNICEF/NYHQ2011-2460/Sokol

De telles réalisations extraordinaires, également observées un peu partout en Afrique, sont à l’origine de la célébration d’aujourd’hui.

C’est une étape importante mais le travail n’est pas terminé. Le Nigéria doit encore attendre deux ans sans le moindre cas de polio sauvage pour obtenir la certification « sans polio », tout comme le reste du continent africain. Pour atteindre cet objectif, le Nigéria – ainsi que tous les autres pays à risques – devront maintenir une surveillance forte, œuvrer plus que jamais à améliorer les campagnes de vaccination, et prendre des mesures décisives en cas de nouvelles épidémies. Tous les pays doivent redoubler d’efforts pour améliorer la vaccination de routine.

Maintenant que l’Afrique est sur le bon chemin, il ne reste que deux pays dans lesquels la transmission de la polio n’a jamais été interrompue : le Pakistan et l’Afghanistan. Malgré de nombreux défis dans ces deux régions, les communautés, les gouvernements et les partenaires travaillent avec courage et détermination pour éradiquer la polio une bonne fois pour toutes. L’anniversaire que nous fêtons aujourd’hui en Afrique nous donne raison de croire qu’ils peuvent y arriver, eux aussi.

Peter Crowley est responsable du programme polio de l’UNICEF.

Hamamatou (15) from Niger is the recipient of a UNICEF-supported girls' scholarship that is helping her stay in school.

The Girl Summit: progress after one year

Hamamatou (15) from Niger is the recipient of a UNICEF-supported girls' scholarship that is helping her stay in school.

Hamamatou (15), from Niger, is the recipient of a UNICEF-supported girls’ scholarship that is helping her stay in school. © UNICEF/PFPG2014P-0868/Lynch

Not too long ago UNICEF staff in Uganda shared a story about a girl they called Alice. Alice has spoken at a conference in Uganda recently about how, at 10-years-old, she was forced to drop out of school to prepare for marriage.

But marriage at the age of 10 was only the first injustice. The second? Before marriage, she had to undergo the ritual of female genital mutilation/cutting (FGM/C). She was cut in a ceremony with a knife that was used on ten other girls. Disturbing? Yes. Dangerous? Very.

Among the many reasons why we as UNICEF continue to scale up our work to end harmful practices such as child marriage and FGM/C are stories like Alice’s. Alice is a young woman from the north of Uganda where FGM/C is traditionally encouraged as a passage to womanhood. The practice puts young girls at risk of bleeding, infection, sterility and even death. The trauma and the risks of FGM/C, compounded with the responsibilities of being a wife and a mother, meant that Alice, at the young age of 10, had her childhood cut short.

But Alice didn’t want sympathy; she wanted to make sure that the same wouldn’t happen to other girls. She appealed directly to Uganda’s leaders and the families in her region to unite, to support girls to stay in school, and to stop the practice of FGM/C once and for all.

A young woman from Burkina Faso who underwent FGM/C when she was 6 years old.

A young woman from Burkina Faso who underwent FGM/C when she was 6 years old. © UNICEF/UNISTO1751/Nesbitt

We want all girls to have the same opportunity to a childhood, an education, and a life free of pain and suffering — which is why we, along with our global partners, began a movement to protect girls from the harmful traditional practices that hinder their potential for a better life. On July 14th 2014, we joined hands with the UK Government to gather government leaders, civil society organizations, activists and young women and girls from all over the world at the Girl Summit in London to rally together in the movement against harmful traditional practices such as FGM/C and child and forced marriage.

One year on, the results of the Girl Summit have been promising: as highlighted in the Girl Summit Progress Booklet, 30 governments made commitments towards eliminating the practices; UNICEF’s community-based programmes in high-prevalence countries have expanded thanks to increased resources; Governments of high-prevalence countries are showing greater commitment to ending the practices; and civil society organizations both locally and internationally are more engaged and organized than ever before.

In the past year, several campaigns to end child marriage and FGM/C have been launched, including by both the African Union and the South Asian Initiative to End Violence against Children. The African Union Campaign to End Child Marriage received unprecedented support from African countries. Since the launch of the AU Campaign, Ethiopia, Uganda, and Burkina Faso have launched national campaigns, with Ethiopia recently organizing their first every national girl summit.

UNICEF’s focus has always been on children, especially the most marginalized — and it is our mission to fight for a world in which young girls are able to reach their fullest potential and have their rights upheld by society. An essential part of fulfilling our mission is working to end practices such as FGM/C and child marriage, which hinder a girl’s potential by, among other things, keeping her out of school. After all, an educated girl can better protect herself from FGM/C. An educated girl can choose when and to whom she gets married. An educated girl can have better economic opportunities and take better care of herself and others.

Alice’s plea is slowly being heeded. Increasingly, girls like Alice have the support of their governments. Let’s give Alice our support!


An update on UNICEF’s progress:

As we shape the next generation of development goals, together with governments and partners, we’ve made progress on our key Girl Summit commitments to ending harmful practices, by: getting girls into school; mobilizing families and communities; investing in services; and generating and using data.

  • Our major results have been through our country programmes. In 2014, 21 countries worked on ending FGM/C reaching at least 5.6 million people. Working through the UNFPA-UNICEF joint programme on FGM/C in 17 of these countries, some 20,000 young people were mobilized to call for an end to the practice and 1,007 communities publicly declared abandonment of FGM/C.
  • Last year, 38 countries programmed to end child marriage. Of these, 18 now have national strategies or plans on child marriage, five of which have been costed. To strengthen global investment to end child marriage, UNICEF embarked on a global programme with UNFPA spanning Africa, Asia and the Middle East.
  • UNICEF programmes promote school enrolment and retention for girls. We also support grass-roots work empowering girls with life skills. Community conversations enable families to agree on how to end harmful practices. Innovations such as U-Report and social media are giving visibility to young change makers across communities and countries.
  • Since the Girl Summit, UNICEF has helped organize six national launches of the African Union Campaign to End Child Marriage. We have also supported the South Asia Initiative to End Violence against Children action plan to end child marriage.
  • Finally, UNICEF data and projections on the future trends in FGM/C and child marriage have informed the debates on the post-2015 development agenda.

Cody Donahue is a Child Protection Specialist based at UNICEF’s Headquarters in New York.

A young woman from Burkina Faso who underwent FGM/C when she was 6 years old.

La Cumbre de las Niñas: progresos logrados un año después

Hamamatou, una niña de 15 años del Níger, se beneficia de una beca para niñas financiada con ayuda de UNICEF, que le permite continuar asistiendo a la escuela.

Hamamatou, una niña de 15 años del Níger, se beneficia de una beca para niñas financiada con ayuda de UNICEF, que le permite continuar asistiendo a la escuela. © UNICEF/PFPG2014P-0868/Lynch

No hace mucho, el personal de UNICEF de Uganda difundió la historia de una niña a la que llamaron Alice. Alice participó en una conferencia celebrada recientemente en Uganda, donde relató cómo, a la edad de 10 años, fue obligada a abandonar la escuela a fin de prepararse para contraer matrimonio.

Pero que la obligaran a contraer matrimonio con tan sólo 10 años no era más que la primera injusticia. La segunda fue que antes de casarse tuvo que someterse al ritual de la ablación/mutilación genital femenina. La mutilaron en una ceremonia en la que se empleó un cuchillo que había sido utilizado con otras diez niñas; algo que, además de perturbador, es extremadamente peligroso.

Los relatos como el de Alice son una de las muchas razones por las que UNICEF continúa ampliando sus esfuerzos por poner fin a prácticas como el matrimonio infantil y la ablación/mutilación genital femenina. Alice es una joven mujer procedente del norte de Uganda, donde tradicionalmente la ablación/mutilación genital femenina se alienta como iniciación a la madurez. Esta costumbre expone a las niñas al riesgo de padecer hemorragias, infecciones, esterilidad o incluso la muerte. El trauma y los riesgos asociados a la ablación/mutilación genital femenina, además de la responsabilidad que comportaba el convertirse en esposa y madre le arrebataron a Alice su infancia con solo 10 años.

Pero Alice no buscaba que se compadecieran de ella; solo quería asegurarse de que otras niñas no tuvieran que pasar por lo mismo. Apeló directamente a los dirigentes de Uganda y a las familias de la región para que se unieran y ayudaran a las niñas a poder permanecer en la escuela, y para que pusieran fin a la práctica de la ablación/mutilación genital femenina de una vez por todas.

Una joven mujer de Burkina Faso que sufrió la ablación/mutilación genital femenina cuando tenía 6 años

Una joven mujer de Burkina Faso que sufrió la ablación/mutilación genital femenina cuando tenía 6 años. © UNICEF/UNISTO1751/Nesbitt

Deseamos que todas las niñas gocen de la misma oportunidad de tener una infancia, una educación y una vida libres de dolor y sufrimiento. Esta es la razón por la que junto con nuestros aliados de todo el mundo pusimos en marcha un movimiento orientado a proteger a las niñas frente a esas prácticas tradicionales perniciosas que les impiden acceder a una vida mejor. El 14 de julio de 2014 colaboramos con el Gobierno del Reino Unido para congregar a dirigentes gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, activistas y mujeres jóvenes y niñas de todo el mundo en la Cumbre de las Niñas celebrada en Londres, con el propósito de movilizarnos en contra de prácticas tradicionales dañinas como la ablación/mutilación genital femenina y el matrimonio forzoso y prematuro.

Un año más tarde, los resultados de la Cumbre de las Niñas se revelan promisorios: como destaca el folleto sobre el progreso de la Cumbre de las Niñas, 330 gobiernos han manifestado su compromiso de eliminar estas costumbres; se han expandido los programas iniciados por UNICEF en los países de alta prevalencia gracias al aumento de los recursos; los gobiernos de esos países de alta prevalencia se muestran más comprometidos a poner fin a estas prácticas, y las organizaciones de la sociedad civil, tanto de ámbito local como internacional, están más implicadas y organizadas que nunca antes.

Durante el último año se han puesto en marcha varias campañas encaminadas a acabar con el matrimonio infantil y a la ablación/mutilación genital femenina, en especial por parte de la Unión Africana y de la Iniciativa de Asia Meridional para erradicar la violencia contra la infancia. La campaña de la Unión Africana para poner fin al matrimonio infantil ha recibido un apoyo sin precedentes de países africanos: desde que se inició, se han puesto en marcha campañas nacionales en Etiopía, Uganda y Burkina Faso, y Etiopía incluso ha organizado recientemente su primera cumbre nacional de las niñas.

El interés principal de UNICEF siempre ha sido la infancia, en especial los niños y niñas más marginados, y es nuestra misión luchar por un mundo donde las niñas puedan alcanzar su pleno potencial y la sociedad defienda sus derechos. Una parte esencial de esta misión consiste en trabajar por erradicar prácticas como la ablación/mutilación genital femenina y el matrimonio infantil, que impiden el progreso de las niñas debido, entre otras razones, a que provocan su desescolarización. Pues a fin de cuentas, las niñas que han recibido una educación pueden protegerse mejor de la ablación/mutilación genital femenina. Las niñas que han recibido una educación pueden elegir cuándo y con quién contraen matrimonio. Las niñas que han recibido una educación pueden tener mejores oportunidades económicas, que les permiten cuidar mejor de sí mismas y de los demás.

Poco a poco, el llamamiento de Alice comienza a escucharse, y cada vez más niñas cuentan con la ayuda de sus gobiernos. ¡Apoyemos a Alice!


Información reciente sobre el progreso de UNICEF:

Al tiempo que formulamos la siguiente ronda de objetivos de desarrollo junto a gobiernos y aliados, hemos avanzado en nuestros compromisos básicos adquiridos en la Cumbre de las Niñas respecto de la erradicación de las costumbres perniciosas, escolarizando a las niñas, movilizando a las familias y comunidades, invirtiendo en servicios, y generando datos y empleándolos.

  • Los resultados más notables los hemos obtenido por medio de nuestros programas nacionales. En 2014, 21 países trabajaron para lograr el objetivo de poner fin a la ablación/mutilación genital femenina, beneficiando a un mínimo de 5,6 millones de personas. Gracias al programa conjunto de UNFPA y UNICEF sobre la ablación/mutilación genital femenina fue posible movilizar a cerca de 20.000 jóvenes en 17 de estos países para que reivindicaran la erradicación de esta práctica y, en consecuencia, 1.007 comunidades manifestaron públicamente su abandono de la ablación/mutilación genital femenina.
  • El año pasado, 38 países instauraron programas orientados a poner fin al matrimonio infantil. De estos países, 18 cuentan ahora con estrategias o planes nacionales sobre el matrimonio prematuro, y en cinco de ellos se integran en los presupuestos. A fin de potenciar las inversiones mundiales destinadas a erradicar el matrimonio infantil, UNICEF se embarcó con la UNFPA en un programa mundial que abarca África, Asia y Oriente Medio.
  • Los programas de UNICEF promueven la matriculación y la permanencia en la escuela de las niñas. Asimismo, apoyamos iniciativas comunitarias cuyo propósito es empoderar a las niñas dotándolas de habilidades para la vida activa. Los diálogos comunitarios permiten a las familias llegar a un acuerdo sobre cómo poner fin a las prácticas perniciosas. Innovaciones tales como U-Informe y los medios sociales están visibilizando a jóvenes artífices del cambio en diversas comunidades y países.
  • Desde la celebración de la Cumbre de las Niñas, UNICEF ha ayudado a organizar la puesta en marcha en seis países de la campaña de la Unión Africana para poner fin al matrimonio infantil. También hemos prestado nuestro respaldo al plan de actuación para poner fin al matrimonio prematuro, que forma parte de la iniciativa de Asia Meridional para erradicar la violencia contra la infancia.
  • Y por último, los datos y proyecciones de UNICEF acerca de las tendencias futuras en cuanto a la ablación/mutilación genital femenina y el matrimonio infantil han informado los debates sobre la agenda del desarrollo para después de 2015.

Cody Donahue es especialista de protección de la infancia en la sede central de UNICEF en Nueva York.

La Selección de Fútbol de Chile, campeona de Copa América, levantando la Tarjeta Verde en señal de respeto. ©Unicef Chile/2015/Copa América

Cerca de 300 mil personas dijeron no a la discriminación durante la Copa América 2015

La Selección de Fútbol de Chile, campeona de Copa América, levantando la Tarjeta Verde en señal de respeto. ©Unicef Chile/2015/Copa América

La selección de fútbol de Chile, campeona de la Copa América, levantando la Tarjeta Verde en señal de respeto. ©Unicef Chile/2015/Copa América

Cerca de 300 mil personas en las tribunas del Estadio Nacional, el principal recinto deportivo de Chile, dijeron NO a la discriminación en contra de los niños, en el marco de la campaña “América nos une. No hagas tú la diferencia” de UNICEF y la ONG Fútbol Más. Esta iniciativa desarrollada en el contexto de la Copa América Chile 2015, contó como principal impulsor al capitán de la selección chilena, Claudio Bravo, quien se coronó junto a su equipo como campeones del torneo.

A través de “Tarjetas Verdes”, los hinchas de la selección chilena de fútbol se sumaron en cada partido de la escuadra nacional a esta iniciativa de alcance regional, para alzar la tarjeta en señal de respeto y en favor de la inclusión de todos los niños y niñas del continente.

“La Tarjeta Verde, nuestra principal acción de la cruzada por la inclusión que pusimos en marcha para esta versión del certamen de fútbol más antiguo del mundo, se transformó en un símbolo masivo de respeto. Estamos muy agradecidos por el inmenso apoyo que recibimos de parte de los propios jugadores chilenos, del público, como también de nuestros aliados de la campaña y de diversos otros actores públicos que ayudaron a conseguir este positivo impacto”, explicó Hai Kyung Jun, Representante de UNICEF para Chile.

En la final de la Copa América, más de 200 millones de telespectadores fueron testigos de esta acción en todo el mundo, hecho sin precedentes en el mundo del fútbol. Las “Tarjetas Verdes” se transformaron en una cábala durante esta competencia deportiva, la que muchos hinchas esperan que vuelva a efectuarse en señal de respeto en los próximos eventos deportivos, en otras latitudes, promoviendo el respeto y la no discriminación.

Alexis Sánchez (Chile)

Jugadores de la Copa América 2015 se suman a la campaña “América Nos Une. No Hagas Tú La Diferencia”

Los jugadores, integrantes de las doce selecciones nacionales participantes, tienen una particularidad en la Copa América de Chile: en la manga izquierda de sus camisetas llevan estampado un emblema de UNICEF, como símbolo del compromiso a favor de la inclusión y no discriminación de los niños, niñas y adolescentes del continente.

Alexis Sánchez (Chile)

Alexis Sánchez (Chile)

La campaña “América nos une. No hagas tú la diferencia” tiene como protagonistas a los jugadores de cada selección y a los hinchas en los estadios y en las redes sociales. Esta es la cuarta vez consecutiva que UNICEF realiza acciones a favor de los niños en la Copa América.

En los partidos disputados por la selección de Chile, más de 150 mil hinchas chilenos levantaron una tarjeta verde de UNICEF y Fútbol Más mientras se entonaron los himnos nacionales del Ecuador, México y Bolivia, en señal de respeto y bienvenida tanto a los jugadores como a los simpatizantes visitantes. Estas acciones buscan contribuir y promover un cambio cultural en el fútbol y reemplazar los habituales silbidos al rival por mensajes de respeto y fraternidad.

Además, durante toda la competencia los hinchas de todo el continente podrán compartir contenidos a favor de la infancia a través de las redes sociales.

UNICEF considera urgente promover, respetar y garantizar los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes migrantes, tal como lo indica la Convención sobre los Derechos del Niño. Cada Estado debe asegurar que toda la infancia tenga acceso equitativo a una educación de calidad, salud y protección legal y social.

En el marco de Copa AmŽrica, la Ministra del Deporte, Natalia Riffo, el Ministro Secretario General de Gobierno, Marcelo D’az, y el jefe del Plan Estadio, JosŽ Roa, presentaron el sitio web www.bienvenidaamerica.gob.cl, en el coliseo central del Estadio Nacional. Santiago, Chile 04/06/2015 Foto: Max Montecinos/MINDEP

© Unicef Chile/2015/Copa América

Una vez más la Copa América es una excelente plataforma para promover una cultura de respeto. Debemos contribuir a erradicar totalmente la discriminación, que afecta la vigencia de los derechos de los niños y las niñas de la región.

En este contexto, UNICEF y Fútbol Más invitan a todos los actores sociales y al público en general a sumarse a esta cruzada de no a la discriminación, para construir países más inclusivos, donde los niños, niñas y adolescentes crezcan libres de prejuicios.

El sitio web de la campaña de UNICEF, realizada junto a la Fundación Fútbol Más, es www.unicef.cl/web/copaamerica2015.

Inauguración de la Copa América contra Ecuador, el 11 de junio de 2015, en el estadio Nacional de Santiago. © UNICEF Chile/2015/Copa América

Copa América Chile 2015 : América nos une, no hagas tú la diferencia

Los jugadores de las selecciones nacionales participantes en la Copa América, los hinchas y las redes sociales son los protagonistas de la campaña “América nos une. No hagas tú la diferencia”. Esta acción de UNICEF es un llamado para terminar con la discriminación y promover la inclusión social de la infancia en América Latina y el Caribe.

Los más de 100 mil asistentes a los partidos de la selección chilena, se unieron para decir NO a la discriminación y dar la bienvenida a los extranjeros, al levantar la “tarjeta verde”, una activación desarrollada en el marco de la campaña.

Inauguración de la Copa América contra Ecuador, el 11 de junio de 2015, en el estadio Nacional de Santiago. © UNICEF Chile/2015/Copa América

Inauguración de la Copa América, el 11 de junio de 2015, en el estadio Nacional de Santiago. © UNICEF Chile/2015/Copa América

Los medios de comunicación, tanto chilenos como de otras latitudes, hicieron eco de esta iniciativa. Los miles de asistentes y, al mismo tiempo, los millones de espectadores del certamen regional, también participaron en la campaña en contra de la discriminación, que busca hacer un cambio cultural en favor de la inclusión de los niños, niñas y adolescentes.

“Fue muy emocionante ver cómo miles de personas se sumaban a una causa tan bonita como es la promoción de la inclusión de todas y todos los niños. Debemos promover una cultura de respeto y protección de los derechos de la infancia, con énfasis en las poblaciones más vulnerables, entre ellos la infancia migrante. La Copa América es una excelente oportunidad para promover un cambio cultural en la sociedad. Es deber de todos garantizar las mejores condiciones de vida, sin discriminación, para los niños, niñas y adolescentes de América Latina y el Caribe”, expresó Hai Kyung Jun, Representante de UNICEF para Chile.

Durante toda la competencia los hinchas de todo el continente podrán compartir contenidos a favor de la infancia a través de las redes sociales.

Para conocer más sobre esta campaña de UNICEF y la Fundación Fútbol Más visita el sitio web www.unicef.cl/web/copaamerica2015